Albert Einstein

(1879-1955) Científico nacido en Alemanía, nacionalizado estadounidense. Es uno de los científicos más conocidos y trascendentes del Siglo XX.

Frases célebres

Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo.

Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado.

Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.

La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices.

El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.

La religión sin la ciencia estaría ciega, y la ciencia sin la religión estaría coja también.

Quien crea que su propia vida y la de sus semejantes está privada de significado no es sólo infeliz, sino que apenas es capaz de vivir.

La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos.

La vida es hermosa, vivirla no es una casualidad.

La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia.

El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo arte y ciencia verdaderos.

Se debe hacer todo tan sencillo como sea posible, pero no más sencillo.

Si no chocamos contra la razón nunca llegaremos a nada.

La formulación de un problema, es más importante que su solución.

La única cosa realmente valiosa es la intuición.

Tendremos el destino que nos hayamos merecido.

Juventud, ¿sabes que la tuya no es la primera generación que anhela una vida plena de belleza y libertad?

En el pensamiento científico siempre están presentes elementos de poesía. La ciencia y la música actual exigen de un proceso de pensamiento homogéneo.

Lo más incomprensible del mundo es que sea comprensible.

Dios es sofisticado, pero no malévolo.

La libertad política implica la libertad de expresar la opinión política que uno tenga, oralmente o por escrito, y un respeto tolerante hacia cualquier otra opinión individual.

Los conceptos y principios fundamentales de la ciencia son invenciones libres del espíritu humano.

Un hombre feliz está demasiado satisfecho con el presente como para obsesionarse demasiado con el futuro.

Publicidad