Gilbert Keith Chesterton

(1874-1936) Escritor británico.

Frases célebres

En el asombro hay siempre un elemento positivo de plegaria.

En la tierra de la anarquía absoluta no hallaréis aventuras, pero en la de la autoridad, cuantas os plazca.

Las vidas de los ricos son en el fondo tan aburridas y monótonas, sencillamente porque ellos pueden escoger lo que ha de sucederles. Están aburridos porque son omnipotentes... La cosa que mantiene la vida romántica y llena de ardientes posibilidades es la existencia de esas grandes limitaciones vulgares que nos obligan a todos a enfrentarnos a las cosas que no nos gustan o que no esperamos.

La cosa más práctica e importante en un hombre es su concepto del Universo.

En el mundo moderno, la libertad es lo contrario de la realidad; pero es sin embargo su ideal.

Nunca pude admitir una utopía que no me deje la libertad que yo más estimo: la de obligarme.

La habilidad moderna no consiste en esconder la emoción, sino en afectarla.

El gobierno no descansa en la fuerza, el gobierno es la fuerza; descansa en el consentimiento, o en una concepción de la justicia.

El hombre que tiene fe ha de estar preparado, no sólo a ser mártir, sino a ser un loco.

La verdad psicológica fundamental no es que ningún hombre sea un héroe para su ayuda de cámara. La verdad psicológica fundamental, el fundamento del Cristianismo, es que ningún hombre puede ser un héroe para sí mismo.

Los iconoclastas hicieron muchas más estatuas de las que destruyeron.

Las mujeres son siempre autoritarias: siempre están por encima o por debajo; por eso el matrimonio viene a ser una suerte de poético balancín.

No hay cosas por las cuales los hombres hagan tan hercúleos esfuerzos como las cosas de las cuales ellos saben que no son merecedores.

Un hombre puede combatir una afirmación con un razonamiento; pero una sana intolerancia es el único modo con que un hombre puede combatir una tendencia.

El futuro es nuestro refugio ante la feroz competencia de nuestros antepasados.

Si no logras desarrollar toda tu inteligencia, siempre te queda la opción de hacerte político.

El ahorro es poético, porque es creador: el derroche no es poético, porque es destructor.

La imparcialidad es un nombre pomposo para la indiferencia, que es un nombre elegante para la ignorancia.

Las cosas muertas pueden ser arrastradas por la corriente, sólo algo vivo puede ir contracorriente

Publicidad