Noel Clarasó

(1899-1985) Escritor español.

Frases célebres

Hemos de saber anticiparnos a encontrar lo cómico que haya en nosotros. Así podremos evitar que otros se burlen de nuestra escasa perfección.

Todo el mundo cuenta como ganó sus primeras cien pesetas; nadie cuenta como ganó su último millón.

Odiar es un despilfarro del corazón, y el corazón es nuestro mayor tesoro.

Hay mucha gente que cuando ha de hacer algo, hace algo; aunque no sea exactamente lo que ha de hacer.

El sol, el agua y el ejercicio conservan perfectamente la salud a las personas que gozan de una salud perfecta.

Algo habrá de malo en la riqueza cuando a todo el mundo le da vergüenza confesar que la tiene.

Un hombre de Estado es el que se pasa la mitad de su vida haciendo leyes, y la otra mitad ayudando a sus amigos a no cumplirlas.

El único matrimonio que hace feliz al hombre es el de sus hijos.

Muchos gritan y discuten hasta que el otro calla. Creen que le han convencido. Y se equivocan siempre.

Morir por la patria es una gloria; pero son más útiles los que saben hacer morir por la patria a los soldados enemigos.

La cortesía es, ante todo, un buen negocio. Y que se ha de tener, sino en atención a los demás, por puro egoísmo.

El reparto más equitativo que existe es el de la inteligencia: todo el mundo cree tener suficiente.

Publicidad