Frases sobre El Amor

El amor priva de espíritu a quienes lo tienen, y se lo da a los que carecen de él.

Cuando hay un exceso de amor, el hombre pierde su honor y su valía.

El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien.

Amar y ser amado es sentir el sol por ambos lados.

Uno no puede hacer nada por las personas que ama, sólo seguir amándolas.

El más peligroso de nuestros consejeros es el amor propio.

¿Qué es el amor?
¿Preguntáis al que vive qué es la vida?
¿Preguntáis al que reza quién es Dios?

A los dieciocho años se adora; a los veinte, se ama; a los treinta, se desea; a los cuarenta, se reflexiona.

Los ángeles lo llaman placer divino; los demonios, sufrimiento infernal; los hombres, amor.

Sólo hay un remedio para el amor: amar más.

Es el otro el que siempre nos salva. Y si hemos llegado a la edad que tenemos es porque otros nos han ido salvando la vida, incesantemente.

El amor perfecto tiene esta fuerza: que olvidamos nuestro contento para contentar a quienes amamos.

No podemos hacer grandes cosas, pero sí cosas pequeñas con un gran amor.

Cuando se amaba a alguien, se le amaba por él mismo, y si no había nada más que darle, siempre se le podía dar amor.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Ser profundamente querido por alguien te da fortaleza, y querer profundamente a alguien te da valor.

Amar duele. Es como entregarse a ser desollado y saber que en cualquier momento la otra persona podría irse llevándose tu piel.

Hay algo peor que la muerte, peor que el sufrimiento... y es cuando uno pierde el amor propio.

El hambre de amor es mucho más difícil de erradicar que el hambre de pan.

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte.

El amor siempre trae dificultades, es cierto, pero da energía

Lo que más me gusta de vos es algo que no habrá tiempo capaz de quitártelo.

El hecho de que alguien no te ame como tú quieras, no significa que no te ame con todo su ser.

El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quereme, como al descuido, en el café o en la sopa o el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir...

Temáticas relacionadas

Publicidad