Frases sobre el amor

El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien.

Cierto que en el mundo de los hombres nada hay necesario, excepto el amor.

Muchos hombres se enamoran de un hoyuelo y cometen el error de casarse con la chica entera.

Los ángeles lo llaman placer divino; los demonios, sufrimiento infernal; los hombres, amor.

Para ser amado de todo corazón... hay que sufrir.

No puede comprenderla [la pasión] quien no la experimenta.

No amar por temor a sufrir es como no vivir por temor a morir.

Es necesario asemejarse un poco para comprenderse; pero hay que ser un poco diferentes para amarse.

Nada me distrae, nada me divierte. Y lo que no me apasiona, me aburre.

Los desdenes de los enamorados reavivan el amor.

¿Amor? Vamos, la gente no quiere amor; la gente quiere triunfar, y una de las cosas en las que puede hacerlo es en el amor.

El amor exige; la amistad concede.

Para creerse infiel es preciso creerse amado.

En amor, quien duda acusa.

La oscuridad no puede sacarnos de la oscuridad. Solo la luz puede hacerlo. El odio no puede sacarnos del odio. Solo el amor puede hacerlo.

Unas veces nos amamos porque nos conocemos, y otras, acaso las más, nos amamos porque nos ignoramos.

Nada es difícil para el que ama.

Más que por la A de amor estoy por la A
de asma, y me ahogo
de tu no aire, [...]

Yo siempre anduve paseando mi amor por todas partes, hasta que te encontré a ti y te lo di enteramente.

En el corazón tenía la espina de una pasión. Logré arrancármela un día: ya no siento el corazón.

No me digan ustedes en dónde están mis ojos,
pregunten hacia dónde va mi corazón.

De todos nuestros juegos, el amor es el único que amenaza trastornar el alma, y el único donde el jugador se abandona por fuerza al delirio del cuerpo.

Como los erizos, ya sabéis, los hombres un día sintieron su frío. Y quisieron compartirlo. Entonces inventaron el amor. El resultado fue, ya sabéis, como en los erizos.

Da más fuerza saberse amado que saberse fuerte: la certeza del amor, cuando existe, nos hace invulnerables.

Temáticas relacionadas

Publicidad