Frases sobre las cualidades

La belleza es indivisible; el que ha llegado a poseerla, antes de compartirla prefiere anonadarla.

Los antiguos llamaron belleza al florecimiento de la virtud.

El hombre que se muestre solícito y cortés con un extranjero demuestra que es ciudadano del mundo.

Si la perfección no fuera quimérica, no tendría tanto éxito.

La modestia sola, es capaz de desarmar la envidia, que por lo común hace a los hombres tan injustos.

Los genios son los que dicen mucho antes lo que se va a decir mucho después.

La experiencia es una enfermedad que no se contagia.

La sátira es el arma más eficaz contra el poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos.

Carácter firme es aquel que puede pasar sin éxitos.

Todo el mundo recibe tanta información durante todo el día que pierde su sentido común.

La disciplina consiste en que un imbécil se haga obedecer por los que son más inteligentes.

Hagas lo que hagas, hazlo bien.

La actividad creativa es un tipo de proceso de aprendizaje en el que el profesor y el alumno se hallan en el mismo individuo.

La imaginación exagera, la razón subestima, el sentido común modera.

Acepto el fraude en el precio, pero nunca en la calidad.

La fuerza de una familia como la fuerza de un ejército se funda en su mutua lealtad.

La fidelidad comprada siempre es sospechosa y, por lo general, de corta duración.

El mismo placer es un moralista mucho más severo que toda la sabiduría de los sabios.

Hay dos tipos de personas en este mundo, las buenas y las malas. Las buenas duermen mejor, pero las malas parecen disfrutar mucho más las horas en que están despiertas.

Nunca cierres los labios a quienes has abierto el corazón.

La ambición no hermana bien con la bondad, sino con el orgullo, la astucia y la crueldad.

En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible.

Tirarle el hueso al perro no es caridad. Caridad es compartir el hueso con el perro cuando se está tan hambriento como él.

Estoy convencido de que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los no exitosos es la perseverancia.

Temáticas relacionadas

Publicidad