Frases sobre Las Cualidades

La belleza, como la sabiduría, ama al adorador solitario.

La sabiduría es una tranquilidad del alma que por nada puede ser turbada y que ningún deseo inflama.

La sabiduría se preocupa de ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones.

La creatividad requiere tener el valor de desprenderse de las certezas.

El que no inventa, no vive.

Todo lo que es hermoso tiene su instante, y pasa.

Vivir en contradicción con la razón propia es el estado moral más intolerable.

El honor es la conciencia externa, y la conciencia, el honor interno.

Todas las cosas buenas son nuestras; ya el alma no necesita del cuerpo más que lo que el propio cuerpo necesita del alma.

Una síntesis vale por diez análisis.

El honor es una isla escarpada y sin riberas: El que ha caido de ella, no puede volver a subir.

La belleza sólo le pertenece al que la entiende, no al que la tiene.

Quien quiere acertar, aguarda.

El carácter no está cortado en mármol; no es algo sólido e inalterable. Es algo vivo y cambiante.

No se puede ser bueno a medias.

Los seres humanos, que son casi únicos en su habilidad para aprender de la experiencia de otros, son también notables por su aparente aversión a hacerlo.

Las personas a las que nada se les puede reprochar tienen, de todas formas, un defecto capital: no son nada interesantes.

Ha sido durante mucho tiempo mi axioma que las pequeñas cosas son infinitamente lo más importante.

La experiencia es una llama que no alumbra sino quemando.

No hay inocentes, sólo distintos grados de responsabilidad.

Es necesario aquí dejar todo recelo;
toda cobardía es necesario que aquí muera.

No quiero que la gente sea muy agradable, pues así me ahorran la molestia de que me tengan que gustar demasiado.

A la velocidad de la luz, todos se fusionan con todos. La identidad privada desaparece.

¿No sabes tú que no es valentía la temeridad?

Temáticas relacionadas

Publicidad