Frases sobre Las Cualidades

La modestia no es otra cosa que el orgullo vestido de máscara.

Lo que el mundo llama genio es el estado de enfermedad mental que nace del predominio indebido de algunas de las facultades. Las obras de tales genios no son sanas en sí mismas, y reflejan siempre la demencia mental general.

El público siente en masa y reunido de una manera muy distinta que cada uno de sus individuos en particular.

Lo bello nos atrae, despreciamos lo útil; y lo bello muchas veces nos pierde.

Lo bueno necesita aportar pruebas; lo bello, no.

La inflación es como el pecado; cada gobierno la denuncia, pero cada gobierno la practica.

La modestia sola, es capaz de desarmar la envidia, que por lo común hace a los hombres tan injustos.

Para algunas cosas disponemos de un talento natural; otras hay que aprenderlas. Algunas cosas, sencillamente, somos incapaces de hacerlas.

Nada es más útil al hombre que aquellas artes que no tienen ninguna utilidad.

No es la blancura de los cabellos la que comunica prudencia.

La ambición es un vicio, pero puede ser madre de la virtud.

El que quiere arañar la luna, se arañará el corazón.

Alumbra el día de mañana con el de hoy.

No te creas salvado sólo por tu bondad.

La virtud de un hombre no debe medirse por sus esfuerzos, sino por sus obras cotidianas.

Me he preguntado sobre cómo descubrimos la belleza que reside en el interior de la gente, y las extrañas maneras que el mundo tiene para hacer que esta belleza salga al exterior.

Siempre me ha indignado que se crea que tres números pueden expresar la belleza de una mujer, lo que ha costado tantos endecasílabos a los poetas.

El hombre prudente no está dispuesto a someterse a ninguna responsabilidad que su deber no le imponga.

Si se recurre al talento es que falta la imaginación.

El verdadero caballero es el que solo predica lo que practica.

La mayoría de los hombres se parecen a grandes palacios abandonados: ocupan sólo unas pocas habitaciones y han cerrado las alas donde nunca se aventura.

En España, el que resiste, gana.

Procura ser quien eres, te amen o no.

La lección es siempre una sola: lanzarse de cabeza y saber aguantar el castigo.

Temáticas relacionadas

Publicidad