Frases sobre las cualidades

Los hombres de genio abundan mucho más de lo que se supone. En realidad, para apreciar plenamente la obra de lo que llamamos genio hace falta poseer todo el genio que necesitó para producir la obra.

Siempre he creído que lo bueno no era sino lo bello puesto en acción.

Es muy difícil someter a la obediencia a aquel que no busca mandar.

La obediencia simula subordinación, lo mismo que el miedo a la policía simula honradez.

Si el hombre procurase ser tan bueno como procura parecerlo, conseguiría su objetivo.

La honradez es siempre digna de elogio, aún cuando no reporte utilidad, ni recompensa, ni provecho.

El sol no espera a que se le suplique para derramar su luz y su calor. Imítalo y haz todo el bien que puedas sin esperar a que se te implore.

El trabajo moderado fortifica el espíritu; y lo debilita cuando es excesivo: así como el agua moderada nutre las plantas y demasiada las ahoga.

Vivir en contradicción con la razón propia es el estado moral más intolerable.

La debilidad de carácter es el único defecto que no se puede enmendar.

La ambición es un vicio, pero puede ser madre de la virtud.

La experiencia es el primero de los filósofos, pero el más doloroso cuando hemos llegado a conocer bien su ciencia.

No experimentamos las ventajas de un estado hasta que probamos los sinsabores de otros. No conocemos el valor de las cosas hasta que nos vemos privados de ellas.

Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente, y optimismo desafiante para encarar el futuro.

Es difícil hacer que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda.

El hombre parece tener más carácter cuando sigue su temperamento que cuando sigue sus principios.

La creación intelectual es el más misterioso y solitario de los oficios humanos.

¿Quién se atreverá a poner límites al ingenio de los hombres?

El que quiere arañar la luna, se arañará el corazón.

La fuerza de una familia como la fuerza de un ejército se funda en su mutua lealtad.

Rara vez la belleza y la virtud pueden habitar juntas.

El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia.

La belleza es una idea nueva, que no se puede imaginar y la realidad nos presenta.

...no puedo contar con hombres que no conozco fundándome en la bondad humana, o en el interés del hombre por el bien de la sociedad, dado que el hombre es libre y que no hay ninguna naturaleza humana en que pueda yo fundarme.

Temáticas relacionadas

Publicidad