Frases sobre las cualidades

La belleza, como la sabiduría, ama al adorador solitario.

Dentro de mí hay otro hombre que está contra mí.

La modestia sola, es capaz de desarmar la envidia, que por lo común hace a los hombres tan injustos.

No confundas la paciencia, coraje de la virtud, con la estúpida indolencia del que se da por vencido.

Hay gente que cree que todo cuanto se hace poniendo cara seria es razonable.

Todo lo que es hermoso tiene su instante, y pasa.

La disciplina consiste en que un imbécil se haga obedecer por los que son más inteligentes.

La belleza sólo le pertenece al que la entiende, no al que la tiene.

Mientras sea creador, por bajo que sea el nivel de su creación, un hombre puede considerarse verdaderamente libre.

La creación intelectual es el más misterioso y solitario de los oficios humanos.

La fuerza de una familia como la fuerza de un ejército se funda en su mutua lealtad.

La virtud de un hombre no debe medirse por sus esfuerzos, sino por sus obras cotidianas.

En este mundo hay que ser demasiado bueno para serlo bastante.

El genio no es más que la infancia recuperada a voluntad.

Si hay algo en nosotros verdaderamente divino, es la voluntad. Por ella afirmamos la personalidad, templamos el carácter, desafiamos la adversidad, reconstruimos el cerebro y nos superamos diariamente.

Es mejor desear el bien que conocer la verdad.

Los malentendidos y la negligencia crean más confusión en el mundo que el engaño y la maldad. En todo caso, estos dos últimos son mucho menos frecuentes.

Un ser humano verdaderamente vivo no puede permanecer neutral.

Yo sólo ofrezco posibles maneras nuevas de mirar las cosas.

Manténgase alejado de las personas que intentan menospreciar sus ambiciones. Las personas pequeñas siempre hacen eso, pero lo realmente grandioso te hace sentir que tú también puedes ser grandioso.

No hay inteligencia allí donde no hay cambio ni necesidad de cambio.

La identidad de una persona no es el nombre que tiene, el lugar donde nació, ni la fecha en que vino al mundo. La identidad de una persona consiste, simplemente, en ser, y el ser no puede ser negado.

Temáticas relacionadas

Publicidad