Frases sobre los defectos

El mal, en cualquier forma que tome dentro de lo humano, no tiene significación alguna para una alma fuerte, aplomada y segura de sí misma.

La creencia en algún tipo de maldad sobrenatural no es necesaria. Los hombres por sí solos ya son capaces de cualquier maldad.

Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá.

El amor, el tabaco, el café y, en general, todos los venenos que no son lo bastante fuertes para matarnos en un instante, se nos convierten en una necesidad diaria.

Los hombres son pervertidos no tanto por la riqueza como por el afán de riqueza.

La mediocridad es lo excelente para los mediocres.

Una de las mayores pruebas de mediocridad es no acertar a reconocer la superioridad de otros.

Un pedante es un estúpido adulterado por el estudio.

Los hombres olvidan con mayor rapidez la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio.

No existe ningún hombre que si puede ganar el máximo se conforme con el mínimo.

La ignorancia es la madre de la maldad y de todos los demás vicios.

Por la calle del "después" se llega a la plaza de "nunca".

El origen de todos los males es la codicia.

La codicia arraiga hondo y crece con raíces más perversas que la lujuria, flor de verano.

Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no les importa hacerlo con la cabeza hueca.

Quien al poder se acoja de un malvado,
será, en vez de feliz, un desdichado.

Si escondes tu ignorancia, nadie te herirá y nunca aprenderás.

La pereza puede parecer atractiva, pero el trabajo da satisfacción.

Los que intentan hacer de este mundo un lugar peor, no se toman ni un día libre ¿Por qué lo iba hacer yo?. Hay que iluminar la oscuridad.

El hecho de que millones de personas compartan los mismos vicios no convierte esos vicios en virtudes.

La maldad es una forma de vida. Tenemos que superarla, tenemos que dejarla atrás. Queremos vivir.

Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antes.

La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimiento, sino la negativa a adquirirlo.

El defecto más grave del hombre es la ingratitud.

Temáticas relacionadas

Publicidad