Frases sobre los defectos

Sobre el cimiento de la necedad, no asienta ningún discreto oficio.

La ignorancia siempre está dispuesta a admirarse.

Para mí la vanidad es una dolencia tan superficial, que basta con rascarme un rato para que se me quite.

Cuanto más conozco a los hombres, más admiro a los perros.

Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.

No temáis a los malvados. Tarde o temprano acaban por desenmascararse.

Nadie es nunca secundario para sí mismo.

En una mano lleva la piedra, y con la otra muestra el pan.

Es propio de los necios ver los vicios ajenos y olvidar los propios.

No hay más infierno para el hombre que la estupidez y la maldad de sus semejantes.

Los malvados son como las moscas que recorren el cuerpo de los hombres y sólo se detienen en sus llagas.

Me he dado cuenta de que la mayoría de la gente está demasiado preocupada con su propia vida para dedicar a los demás el menor pensamiento.

La violencia, sea cual sea la forma en que se manifieste, es un fracaso.

El ambicioso quiere ascender, hasta donde sus propias alas puedan levantarlo; el vanidoso cree encontrarse ya en las supremas cumbres codiciadas por los demás.

Parafraseando a los sabios: Nadie puede pensar y golpear a alguien al mismo tiempo.

La violencia no es fuerza sino debilidad, nunca podrá crear cosa alguna, solamente la destruirá.

El único vicio que no puede ser perdonado es el de la hipocresía. El arrepentimiento del hipócrita es hipocresía en sí misma.

Quién lo diría
los débiles de veras
nunca se rinden.

La victoria lograda por violencia es equivalente a una derrota, porque es momentánea.

Vano quiere decir vacío; es tan ruin la vanidad que para afrentarla basta llamarla por su propio nombre.

La estupidez humana es la única cosa que nos da una idea del infinito.

La estupidez real siempre vence a la inteligencia artificial.

Para juzgar cuánto importunamos al hablar de nosotros mismos, debemos tener en cuenta cuánto nos molestan cuando hablan sí mismos.

El hombre más irremediablemente estúpido es aquel que ignora su sabiduría.

Temáticas relacionadas

Publicidad