Frases sobre los defectos

Sobre el cimiento de la necedad, no asienta ningún discreto oficio.

La hipocresía es un homenaje que el vicio rinde a la virtud.

El único egoísmo aceptable es el de procurar que todos estén bien para estar uno mejor.

Los grandes egoístas son el plantel de los grandes malvados.

Existen empresas en las cuales el verdadero método lo constituyen un cierto y cuidadoso desorden.

Me opongo a la violencia, porque cuando parece causar el bien éste sólo es temporal, el mal que causa es permanente.

Para mí la vanidad es una dolencia tan superficial, que basta con rascarme un rato para que se me quite.

A quien las buenas obras no aprovechan y las tiernas palabras no mueven, las malas le domen con duro y riguroso castigo.

Cuanto más conozco a los hombres, más admiro a los perros.

Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.

No temáis a los malvados. Tarde o temprano acaban por desenmascararse.

Nadie es nunca secundario para sí mismo.

En una mano lleva la piedra, y con la otra muestra el pan.

Un cobarde es un hombre capaz de prever el futuro. Un valiente es casi siempre un hombre sin imaginación.

Si nos cruzamos de brazos seremos cómplices de un sistema que ha legitimado la muerte silenciosa.

La violencia, sea cual sea la forma en que se manifieste, es un fracaso.

Parafraseando a los sabios: Nadie puede pensar y golpear a alguien al mismo tiempo.

El único vicio que no puede ser perdonado es el de la hipocresía. El arrepentimiento del hipócrita es hipocresía en sí misma.

El primer signo de la corrupción en una sociedad que todavía está viva es que el fin justifica los medios.

Has atribuido a la villanía condiciones que resultan simplemente de la estupidez.

La estupidez humana es la única cosa que nos da una idea del infinito.

El poder no corrompe. El miedo corrompe, tal vez el miedo a perder el poder.

La estupidez real siempre vence a la inteligencia artificial.

Temáticas relacionadas

Publicidad