Frases sobre los defectos

El mal, en cualquier forma que tome dentro de lo humano, no tiene significación alguna para una alma fuerte, aplomada y segura de sí misma.

La creencia en algún tipo de maldad sobrenatural no es necesaria. Los hombres por sí solos ya son capaces de cualquier maldad.

Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá.

No hay maldad tan mala como la que nace de la semilla del bien.

El hombre emplea la hipocresía para engañarse a sí mismo, acaso más que para engañar a otros.

Los hombres son pervertidos no tanto por la riqueza como por el afán de riqueza.

Una de las mayores pruebas de mediocridad es no acertar a reconocer la superioridad de otros.

Un pedante es un estúpido adulterado por el estudio.

Existen empresas en las cuales el verdadero método lo constituyen un cierto y cuidadoso desorden.

El origen de todos los males es la codicia.

Ningún pesimista ha descubierto nunca el secreto de las estrellas, o navegado hacia una tierra sin descubrir, o abierto una nueva esperanza en el corazón humano.

La codicia arraiga hondo y crece con raíces más perversas que la lujuria, flor de verano.

Si nos cruzamos de brazos seremos cómplices de un sistema que ha legitimado la muerte silenciosa.

Muchas son las leyes en un estado corrompido.

Si escondes tu ignorancia, nadie te herirá y nunca aprenderás.

En muchas empresas el silencio no es oro, el silencio es un sobre.

El primer signo de la corrupción en una sociedad que todavía está viva es que el fin justifica los medios.

Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antes.

La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimiento, sino la negativa a adquirirlo.

El defecto más grave del hombre es la ingratitud.

Temáticas relacionadas

Publicidad