Frases sobre los defectos

Todos los necios son obstinados y todos los obstinados son necios.

La creencia en algún tipo de maldad sobrenatural no es necesaria. Los hombres por sí solos ya son capaces de cualquier maldad.

Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá.

No hay maldad tan mala como la que nace de la semilla del bien.

Muchas veces he pensado si el mal no está puesto en el Universo como un tema de trabajo y un incentivo a nuestra curiosidad.

El egoísta sería capaz de pegar fuego a la casa del vecino para hacer freir un huevo.

El único egoísmo aceptable es el de procurar que todos estén bien para estar uno mejor.

Los más obstinados suelen ser los más equivocados, como todos los que no han aprendido a dudar.

La mediocridad es lo excelente para los mediocres.

Una de las mayores pruebas de mediocridad es no acertar a reconocer la superioridad de otros.

Un pedante es un estúpido adulterado por el estudio.

Si hay violencia en nuestros corazones, es mejor ser violentos que ponernos el manto de la no violencia para encubrir la impotencia.

Me opongo a la violencia, porque cuando parece causar el bien éste sólo es temporal, el mal que causa es permanente.

Se le hace patente que sólo hay dos clases de cobardes: los que huyen para atrás y los que huyen para adelante.

La pereza puede parecer atractiva, pero el trabajo da satisfacción.

El hecho de que millones de personas compartan los mismos vicios no convierte esos vicios en virtudes.

Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antes.

El defecto más grave del hombre es la ingratitud.

No estoy acostumbrada a detenerme por obstáculos tan débiles como tú, y voy a destrozarte si no te apartas de esta puerta.

Se gobierna mejor a las personas por sus vicios que por sus virtudes.

Somos muy fuertes cuando admitimos nuestra debilidad.

No hay ningún camino que no se acabe, como no se le oponga la pereza y la ociosidad.

Serás amado el día en que puedas mostrar tu debilidad sin que el otro se sirva de esto para afirmar su fuerza.

Temáticas relacionadas

Publicidad