Frases sobre la familia

Vuestros hijos no son vuestros hijos: son los hijos y las hijas de las ansias de vida que siente la misma vida.

La paz y la armonía constituyen la mayor riqueza de la familia.

Quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen.

Ama a tus padres si son justos; si no lo son, sopórtalos.

A una madre se la quiere
siempre con igual cariño
y a cualquier edad se es niño
cuando una madre se muere.

Un buen padre vale por cien maestros.

Un hijo es una pregunta que le hacemos al destino.

Los que no tienen hijos ignoran muchos placeres, pero también se evitan muchos dolores.

Mucho tienen que hacer los padres para compensar el hecho de tener hijos.

El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.

Los hijos, cuando son pequeños, entontecen a sus padres; cuando son mayores, los enloquecen.

No considero nada vergonzoso honrar a los hermanos.

Un hijo es un acreedor dado por la naturaleza.

La primera mitad de nuestra vida nos la estropean nuestros padres; la segunda nuestros hijos.

Los hijos son tormento, y no otra cosa.

Prudente padre es el que conoce a su hijo.

No hay palabra ni pincel que llegue a manifestar amor de padre.

El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo.

Quien quiere a su madre no puede ser malo.

Una casa sin hijos es una colmena sin abejas.

Una familia feliz no es sino un paraíso anticipado.

Las madres perdonan siempre: han venido al mundo para eso.

Jamás en la vida encontraréis ternura mejor y más desinteresada que la de vuestra madre.

El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre.

Temáticas relacionadas

Publicidad