Frases sobre Las Leyes

No hay leyes, ni tradiciones ni reglas que se puedan aplicar universalmente incluyendo ésta.

Las malas leyes hallarán siempre, y contribuirán a formar, hombres peores que ellas, encargados de ejecutarlas.

Si practicas la equidad, aunque mueras no perecerás.

Las mejores leyes nacen de las costumbres.

Bajo un gobierno que encarcele a alguien injustamente, el sitio adecuado para una persona justa es también la cárcel.

La Ley ha sido dada para que se implore la gracia; la gracia ha sido dada para que se observe la ley.

Una causa bien defendida es una causa justa.

Todas las leyes que se dictan tienen por base la desconfianza; ninguna descansa en la virtud de los ciudadanos.

No todo lo que es permitido por la ley es siempre honesto en moral.

Es un alivio encontrar en un libro de reglas o de leyes alguna que nunca te afectará.

Cuando los hombres son puros, las leyes son inútiles; cuando son corruptos, las leyes se rompen.

Si la justicia existe, tiene que ser para todos; nadie puede quedar excluido, de lo contrario ya no sería justícia.

De todas las virtudes, la más difícil y rara es la justicia. Por cada justo se encuentran diez generosos.

Sin piedad la justicia se torna crueldad. Y la piedad sin justicia, es debilidad.

Para ser imparcial, hay que tener muchos doblones en el bolsillo.

La ley es inexorable, como los perros: no ladra más que al que va mal vestido.

Los pueblos a quienes no se hace justicia se la toman por sí mismos más tarde o más pronto.

Más que la civilización, la justicia es la necesidad del pueblo.

Las leyes no se mejorarían nunca si no existieran numerosas personas cuyos sentimientos morales son mejores que las leyes existentes.

La justicia es una máquina que se mueve por sí misma, en cuanto que se la acciona una vez.

Nada destruye más el respeto por el Gobierno y por la ley de un país que la aprobación de leyes que no pueden ponerse en ejecución.

La probabilidad de perder en la lucha no debe disuadirnos de apoyar una causa que creemos que es justa.

Los cazadores furtivos no conocen la veda.

Un abogado con su maletín puede robar más que cien hombres con pistolas.

Temáticas relacionadas

Publicidad