Frases sobre Las Leyes

Si tenéis la fuerza, nos queda el derecho.

Tan perjudicial es desdeñar las reglas como ceñirse a ellas con exceso.

Si se quisieran estudiar todas las leyes, no habría tiempo material de infringirlas.

En un mundo de fugitivos el que transita el justo camino, parece huir.

Si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad, fracasa en todo.

Muchas veces las leyes son como las telarañas: los insectos pequeños quedan prendidos en ellas; los grandes la rompen.

¿Qué confianza puede tenerse ni qué protección encontrarse en leyes que dan lugar a trampas y enredos interminables, que arruinan a los pleiteantes, engordan a los curiales y facilitan a los Gobiernos el cargar impuestos y derechos sobre las disensiones y pleitos eternos de sus súbditos?

Seamos esclavos de las leyes, para poder ser libres.

En tiempos de corrupción es cuando más leyes se dan.

Es un alivio encontrar en un libro de reglas o de leyes alguna que nunca te afectará.

Cuando los hombres son puros, las leyes son inútiles; cuando son corruptos, las leyes se rompen.

Si la justicia existe, tiene que ser para todos; nadie puede quedar excluido, de lo contrario ya no sería justícia.

De todas las virtudes, la más difícil y rara es la justicia. Por cada justo se encuentran diez generosos.

Sin piedad la justicia se torna crueldad. Y la piedad sin justicia, es debilidad.

Para ser imparcial, hay que tener muchos doblones en el bolsillo.

La ley es inexorable, como los perros: no ladra más que al que va mal vestido.

Los pueblos a quienes no se hace justicia se la toman por sí mismos más tarde o más pronto.

Las leyes no se mejorarían nunca si no existieran numerosas personas cuyos sentimientos morales son mejores que las leyes existentes.

Un abogado con su maletín puede robar más que cien hombres con pistolas.

Ningún vencido tiene justicia si lo ha de juzgar su vencedor.

Estoy a favor de la verdad, la diga quien la diga. Estoy a favor de la justicia, a favor o en contra de quien sea.

Es más fácil legalizar ciertas cosas que legitimarlas.

La ley nunca hará más libres a los hombres; son éstos los que deberían liberar a la ley.

La ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento. Pero su conocimiento a menudo sí.

Temáticas relacionadas

Publicidad