Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

Las circunstancias hacen a los hombres hábiles lo que ellos quieren ser, y pueden con los hombres débiles.

En toda discusión, no es una tesis la que se defiende sino a uno mismo.

No hay más alianzas que las que trazan los intereses.

Nuestros sentidos nos permiten percibir sólo una pequeña porción del mundo exterior.

No hay, en mi dictamen, hombre que aprecie más la virtud y la siga con más gusto, que el que por no hacer traición a su conciencia, ha perdido la reputacion de hombre de bien.

Los que se pasan la vida haciendo revoluciones a medias no hacen más que cavarse una tumba.

Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.

Mi consejo es que no te preguntes por qué o de dónde, sino que disfrutes de tu helado mientras está en el plato. Esta es mi filosofía.

Hay derrotas que tienen más dignidad que la victoria.

Si A es el éxito en la vida, entonces A = X + Y + Z. Donde X es trabajo, Y es placer y Z es mantener la boca cerrada.

Aquí no pasa nada; mejor dicho, pasan tantas cosas juntas al mismo tiempo que es mejor decir que no pasa nada.

Mi mayor desgracia ha sido siempre no ser capaz de resistirme a los halagos.

Y rara vez la suerte en su vaivenes
conforma las edades con los bienes.

No hay más destino que el que nos haremos
a pura sangre, a mano.

Que entre lisonjas que a la dicha aclaman
el feliz no averigua si le aman.

Nunca he cometido ningún error en mi vida; al menos, ninguno que no haya podido justificar después.

¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!

Cuando encuentres oposición, aunque provenga de tu esposo o de tus hijos, trata de superarla por medio de la razón y no de la autoridad, pues una victoria que dependa de la autoridad es irreal e ilusoria.

Disentir es uno de los derechos que le faltan a la Declaración de los Derechos Humanos.

La fama es vapor; la popularidad, un accidente; la única certeza terrenal es el olvido.

Cualquiera que tiene los medios de este mundo para el sostén de la vida, y contempla a su hermano pasar necesidad, y sin embargo le cierra la puerta de sus tiernas compasiones, ¿de qué manera permanece el amor de Dios en él? Hijitos, no amemos de palabra ni con la lengua, sino en hecho y verdad.

Nada mejor que el sueño para engendrar el porvenir. La utopía de hoy es carne y hueso mañana.

No hacemos más en la vida que ir buscando el lugar donde quedarnos para siempre.

Los problemas se solucionan, no por dar nueva información, sino ordenando lo que siempre hemos conocido.

Temáticas relacionadas

Publicidad