Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

En las arengas destinadas a persuadir una colectividad se pueden invocar razones, pero antes hay que hacer vibrar sentimientos.

Los hombres creen buscar sinceramente el reposo, y en realidad no buscan sino agitación.

Sólo el motivo constituye el mérito de las acciones; y el desinterés les da la perfección.

Los hechos son el principio, el medio, el fin; hace un daño irreparable descansar sobre grandes discursos.

Preparar un discurso de diez minutos me cuesta un par de semanas; un discurso de una hora, una semana, y un discurso de dos horas siempre puedo improvisarlo.

¿Dioses? Tal vez los haya. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo sé ni tengo medios para saberlo. Pero sé, porque esto me lo enseña diariamente la vida, que si existen ni se ocupan ni se preocupan de nosotros.

No hay secreto mejor guardado que aquel que todos conocen.

Hay gente que no tiene ningún respeto por los secretos ajenos, porque ellos mismos no tienen ningún secreto.

Naces solo y mueres solo, y en el paréntesis la soledad es tan grande que necesitas compartir la vida para olvidarlo.

Hoy es el mañana por el que te preocupabas ayer.

Cuando dejo de ser lo que soy, me convierto en lo que podría ser.

No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero.

Si de una discusión pudiese salir la menor verdad, se discutiría menos.

En la utopía de ayer se incubó la realidad de hoy, así como en la utopía de mañana palpitarán nuevas realidades.

La depresión es melancolía sin sus encantos.

El conocimiento si no se sabe aplicar es peor que la ignorancia.

¡Bienaventurados nuestros imitadores, porque de ellos serán todos nuestros defectos!

Frente a los peligros que enfrentan nuestras sociedades interdependientes, es tiempo de acción, de participación, de no resignarse.

No hay nada más despreciable que el respeto basado en el miedo.

Cambia de opinión, mantén tus principios; cambia tus hojas, mantén intactas tus raíces.

Disentir es uno de los derechos que le faltan a la Declaración de los Derechos Humanos.

El ejercicio más fructífero y natural de nuestro espíritu es, a mi juicio, la conversación. Encuentro su práctica más dulce que cualquier otra actividad de nuestra vida.

El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos.

La solución a los problemas que ves en tu vida es vivir en tal forma que desaparezca lo problemático.

Temáticas relacionadas

Publicidad