Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

Los abusos, aun en el estado más sólido, son minas sordas que tarde o temprano estallan.

Podemos detenernos cuando subimos, pero nunca cuando descendemos.

El asesinato es lo único que elimina a la persona que hiere, de modo que la sociedad debe ocupar el lugar de la víctima y exigir en su nombre la expiación o conceder el perdón.

El que algo sea cierto no significa que sea convincente, ni en la vida ni en el arte.

El interés es la rueda principal de la máquina del mundo.

Si quieres hacer algo en la vida, no creas en la palabra imposible. Nada hay imposible para una voluntad enérgica.

Toda revolución se evapora y deja atrás una estela de burocracia.

Echad los prejuicios por la puerta: volverán a entrar por la ventana.

Son tontos todos los que lo parecen y la mitad de los que no lo parecen.

La señal infalible de un mal reinado es el exceso de elogios dirigidos al monarca.

Todo lo desconocido se supone maravilloso.

El lugar ideal para mí es aquél en que es más natural vivir como extranjero.

No existe el pecado y no existe la virtud. Solo hay lo que la gente hace.

El hombre es incapaz de elegir y siempre cede a la tentación más fuerte.

Por el mundo caminado, he podido comprobar que el que fácilmente halaga, fácilmente insultará.

El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando.

Crees que estás escapando y tropiezas contigo mismo. El rodeo más largo es el camino más corto a casa.

Te quejas de las censuras de tus maestros, émulos y adversarios, cuando debieras agradecerlas. Sus golpes no te hieren; te esculpen.

¿No es vergonzoso que los fanáticos muestren mucho interés y los sensatos ninguno?

Cuando una cosa deja de ser objeto de controversia, deja de ser un asunto de interés.

porque toda patria, para los que la amamos,
–de acuerdo con mi personal experiencia de la patria–
tiene también bastante de presidio.

Las cosas muertas pueden ser arrastradas por la corriente, sólo algo vivo puede ir contracorriente

Nunca sabremos por qué irritamos a la gente, qué es lo que nos hace simpáticos, qué es lo que nos hace ridículos; nuestra propia imagen es nuestro mayor misterio.

La belleza del mundo que tan pronto perecerá tiene dos filos, uno de risa, otro de angustia, partiendo el corazón en dos.

Temáticas relacionadas

Publicidad