Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

Todo son adivinanzas y la clave de una adivinanza es otra adivinanza.

Cuando llega la desgracia, nunca viene sola, sino a batallones.

Prometemos según nuestras esperanzas y cumplimos según nuestros temores.

A veces una batalla lo decide todo, y a veces la cosa más insignificante decide la suerte de una batalla.

Muchos gritan y discuten hasta que el otro calla. Creen que le han convencido. Y se equivocan siempre.

Cada día me miro en el espejo y me pregunto: "Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?". Si la respuesta es "No" durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo.

Si quieres hacer algo en la vida, no creas en la palabra imposible. Nada hay imposible para una voluntad enérgica.

Los más insolentes en la prosperidad son en la adversidad los más temerosos.

Me divierten las gentes que quieren seguir unas reglas, porque en la vida no hay más que lo excepcional.

La virtud misma no puede librarse de los golpes de la calumnia.

Nadie puede poner una cadena en el tobillo de su prójimo sin tener el otro extremo alrededor de su cuello.

Cuando ves lo que somos y lo que representa la vida, sólo el silencio es grande, todo lo demás es debilidad.

No juzgues cada día por la cosecha que recoges, sino por las semillas que plantas.

No razonaré, ni compararé; mi tarea es crear.

No he fracasado. He encontrado 10000 soluciones que no funcionan.

La escuela es del Estado, la paga el Estado y eso quiere decir que es de todos, los listos y los tontos, los aplicados y los vagos. Todos tienen derecho a recibir una buena educación.

Prestad auxilio si queréis hallarlo.

Las apariencias engañan la mayoría de las veces; no siempre hay que juzgar por lo que se ve.

El caos es la ley de la naturaleza; el orden el sueño del hombre.

¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!

El poseer no existe, existe solamente el ser: ese ser que aspira hasta el último aliento, hasta la asfixia.

Supongo que solo aquéllos que no hacen nada estan libres cometer errores.

Para lograr grandes cosas, debemos vivir como si nunca fuéramos a morir.

Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva manera de ver las cosas.

Temáticas relacionadas

Publicidad