Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

El regalo tiene la categoría de quien lo hace.

¿No ves que es necedad o simpleza llorar por lo que con llorar no se puede remediar?

Ninguna cosa despierta tanto el bullicio del pueblo como la novedad.

El más desgraciado de todos los hombres es el que cree serlo.

La gloria de los grandes hombres debe medirse siempre por los medios que han empleado para adquirirla.

¡Que enmudezcan nuestras lenguas y empiecen a hablar las manos!

Mejorar es cambiar; así que para ser perfecto hay que haber cambiado a menudo.

El secreto para tener buena salud es que el cuerpo se agite y que la mente repose.

Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia.

Los más insolentes en la prosperidad son en la adversidad los más temerosos.

Cuando dejo de ser lo que soy, me convierto en lo que podría ser.

Normalmente, cuando las personas están tristes no hacen nada. Sólo lloran sobre su condición. Pero cuando están enfadados, provocan el cambio.

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día.

Cada día es un nuevo día. Es mejor tener suerte. Pero yo prefiero ser exacto. Luego, cuando venga la suerte, estaré dispuesto.

He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro.

Nunca hay que dejarse dominar, incluso cuando crees que el otro sabe lo que más te conviene.

Nadie es inútil en este mundo mientras pueda aliviar un poco la carga a sus semejantes.

Ya habíamos pensado, dicho, sentido y imaginado suficiente. Era el momento de que se hiciera algo.

La curiosidad de los niños es una inclinación, que va delante de la instrucción; es menester pues aprovecharse de ella.

porque toda patria, para los que la amamos,
–de acuerdo con mi personal experiencia de la patria–
tiene también bastante de presidio.

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de somnolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

No me gusta la gente que nunca ha tropezado ni caído. Su virtud no tiene vida, no vale mucho. La vida no les ha revelado su belleza.

Lo que más teme la gente es dar un paso nuevo, pronunciar una nueva palabra...

Cuando los abusos son grandes y arraigados, el empuje para arrancarlos ha de ser fuerte.

Temáticas relacionadas

Publicidad