Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

Saludable es al enfermo la alegre cara del que le visita.

Podemos detenernos cuando subimos, pero nunca cuando descendemos.

Estamos tan acostumbrados a disfrazarnos para los demás, que al final nos disfrazamos para nosotros mismos.

Siempre habrá soledad para aquellos que son dignos.

Cuando acude la buena dicha, acude para todo, y lo mismo cuando la desdicha acude.

La sabiduría de vivir consiste en eliminar lo que no es indispensable.

Los perros tienen pulgas, las personas tienen problemas.

Los mitos tienen más poder que la realidad. La revolución como mito es la revolución definitiva.

No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero.

Soy un idealista. No sé dónde voy pero estoy en el camino.

En la utopía de ayer se incubó la realidad de hoy, así como en la utopía de mañana palpitarán nuevas realidades.

Nada de lo que fue vuelve a ser, y las cosas y los hombres y los niños no son lo que fueron un día.

El mundo no es un espectáculo, es un campo de batalla.

A veces hace falta un ramalazo de locura para construir un destino.

Las espadas han sido concedidas para que ninguno sea esclavo.

¿Qué le importa la condena eterna a quien ha encontrado por un segundo lo infinito del goce?

No me gusta la gente que nunca ha tropezado ni caído. Su virtud no tiene vida, no vale mucho. La vida no les ha revelado su belleza.

No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos qué forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo.

Me gusta que se equivoquen. En esto radica la superioridad del hombre sobre los demás organismos. Así llega uno a la verdad. Yo soy un hombre, y lo soy precisamente porque me equivoco.

Sé quién era esta mañana cuando me levanté, pero creo que he debido cambiar varias veces desde entonces.

Sólo los estúpidos dejan que su diversión dependa del mundo exterior.

El caos con frecuencia genera vida, cuando el orden genera hábitos.

Los dioses tramaron desventuras para que los hombres y las generaciones venideras tuviesen sobre qué cantar.

Puedes arrancar al hombre de su país, pero no puedes arrancar el país del corazón del hombre.

Temáticas relacionadas

Publicidad