Frases sobre la naturaleza

No me preocupa la muerte,
me disolveré en la nada.

La muerte es alguien que se retira de sí mismo y vuelve a nosotros. No hay más muertos que los llevados por los vivos.

Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que hay algo que perder. Ya se está indefenso. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón.

Cuando la edad de las pasiones ha pasado ¿qué otra cosa podemos desear si no es evadirnos de la vida con la menor cantidad posible de dolor?

¿Quien ha dicho que la vida es un sueño? La vida es un juego.

La vida resulta deliciosa, horrible, encantadora, espantosa, dulce, amarga; y para nosotros lo es todo.

La vida no se nos ha dado para ser felices, sino para merecer serlo.

Los hombres se dividen en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen.

El hombre es una especie que falló como especie, un ser dedicado a destruir el medio en que vive.

Hacer lo útil, decir lo justo y contemplar lo bello es bastante para una vida de hombre.

Somos hormigas en la carcasa del mundo, salidas de la nada, encaminándonos afanosamente a ninguna parte.

La vida se hizo para vivirla. La curiosidad debe mantenerse viva. Uno nunca debe, por ninguna razón, dar la espalda a la vida.

Reconsideras tu vida conforme la vas viviendo, de la misma forma que si estuvieras escalando una montaña y continuamente vieras los mismos paisajes desde distintos puntos de vista.

Nuestra finalidad en la vida no es tener éxito, sino continuar fracasando con el espíritu en alto.

Alguien me habló todos los días de mi vida
al oído, despacio, lentamente.
Me dijo: ¡vive, vive, vive!
Era la muerte.

Los demás también mueren
como tú, gota a gota,
hasta que el mar se llena.

La Naturaleza nos es hostil porque no la conocemos: sus crueldades representan la venganza contra nuestra indiferencia.

La muerte no se reparte como si fuera un bien. Nadie anda en busca de tristezas.

La vida es lenta y el hombre no sabe apenas jugarla.

El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros.

Las cosas que son importantes en la vida llegan sin que una se dé cuenta; no las esperamos, dado que se han formado en la mente. Las reconocemos una vez han aparecido. Eso es todo.

A la vida le basta el espacio de una grieta para renacer.

Incluso, en algunos casos, continuar, simplemente continuar, se vuelve sobrehumano.

Desde su nacimiento, el hombre lleva el peso de la gravedad sobre sus hombros. Está atornillado a la Tierra. Pero solo tiene que hundirse bajo la superficie y es libre.

Temáticas relacionadas

Publicidad