Frases sobre la naturaleza

Beber sin sed y amar en todo tiempo es lo único que diferencia al hombre del animal.

La ley primera y fundamental de la naturaleza es buscar la paz.

Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.

El hombre es el único ser sensible que se destruye a sí mismo en estado de libertad.

No sé de qué trata mi vida ni quiero saberlo. Mi vida se define a sí misma cuando la vivo. Las películas se definirán a sí mismas cuando las haga.

Existe algunos momentos y ocasiones extrañas en este complejo y difícil asunto que llamamos vida, en que el hombre toma el universo entero por una broma pesada, aunque no pueda ver en ella gracia alguna y esté totalmente persuadido de que la broma corre a expensas suya.

La vida es un juego; participa en él. La vida es demasiado preciosa; no la destruyas.

Y la vida es uno mismo, y uno mismo son los otros.

La muerte, con la potencia de un rayo de sol, toca la carne y despierta el alma.

La muerte es una vieja historia y, sin embargo, siempre resulta nueva para alguien.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.

En otro tiempo, intenté convencerme de que no hay vida después de la muerte, pero me he descubierto incapaz de hacerlo.

No hay un final. No existe un principio. Solamente existe una infinita pasión por la vida.

Lo malo no está en que la vida promete cosas que nunca nos dará; lo malo es que siempre las da y deja de darlas.

El gran libro siempre abierto y que hay que hacer el esfuerzo de leer es el de la Naturaleza.

La vida es un largo dolor que rara vez duerme y nunca se cura.

Yo nunca seré de piedra.
Gritaré cuando haga falta.
Reiré cuando haga falta.
Cantaré cuando haga falta.

Lo mejor de la vida se pasa diciendo "es demasiado pronto", y después es "demasiado tarde".

La vida no es siempre una cuestión de tener buenas cartas, sino, a veces, de jugar bien una mala mano.

¿La vida? ¡Bah! No tiene ningún valor. Dentro de lo barato, es de lo más barato.

Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano.

(...) porque la vida se ríe de las previsiones y pone palabras donde imaginábamos silencios y súbitos regresos cuando pensábamos que no volveríamos a encontrarnos.

La vida se contradice tanto que uno se las arregla como puede con la vida.

El arte de la vida es saber disfrutar un poco y aguantar mucho.

Temáticas relacionadas

Publicidad