Frases sobre La Naturaleza

Beber sin sed y amar en todo tiempo es lo único que diferencia al hombre del animal.

Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.

El hombre es el único ser sensible que se destruye a sí mismo en estado de libertad.

La vida es un juego; participa en él. La vida es demasiado preciosa; no la destruyas.

Y la vida es uno mismo, y uno mismo son los otros.

Deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar.

¿Quien ha dicho que la vida es un sueño? La vida es un juego.

La vida resulta deliciosa, horrible, encantadora, espantosa, dulce, amarga; y para nosotros lo es todo.

Una muerte honrada es mejor que una vida vergonzosa.

La muerte, con la potencia de un rayo de sol, toca la carne y despierta el alma.

La muerte es una vieja historia y, sin embargo, siempre resulta nueva para alguien.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.

En otro tiempo, intenté convencerme de que no hay vida después de la muerte, pero me he descubierto incapaz de hacerlo.

El hombre es el único animal que ríe y llora, porque es el único que percibe la diferencia entre lo que las cosas son y lo que deben ser.

La vida es un largo dolor que rara vez duerme y nunca se cura.

No hay vidas pequeñas; cuando la miramos de cerca, toda vida es grande.

Hacer lo útil, decir lo justo y contemplar lo bello es bastante para una vida de hombre.

La vida se hizo para vivirla. La curiosidad debe mantenerse viva. Uno nunca debe, por ninguna razón, dar la espalda a la vida.

Reconsideras tu vida conforme la vas viviendo, de la misma forma que si estuvieras escalando una montaña y continuamente vieras los mismos paisajes desde distintos puntos de vista.

La vida no es siempre una cuestión de tener buenas cartas, sino, a veces, de jugar bien una mala mano.

¿La vida? ¡Bah! No tiene ningún valor. Dentro de lo barato, es de lo más barato.

Todo el problema de la vida es éste: cómo romper la propia soledad, cómo comunicarse con otros.

La vida es lenta y el hombre no sabe apenas jugarla.

Las cosas que son importantes en la vida llegan sin que una se dé cuenta; no las esperamos, dado que se han formado en la mente. Las reconocemos una vez han aparecido. Eso es todo.

Temáticas relacionadas

Publicidad