Frases sobre la naturaleza

La vida no es en sí ni un bien ni un mal, sino el lugar del bien o del mal, según que el hombre practique lo uno o lo otro.

La vida es un montón de insignificantes e irónicas ruinas.

Yo devoro mi existencia con un apetito insaciable. Cómo terminará todo esto, lo ignoro.

No sé de qué trata mi vida ni quiero saberlo. Mi vida se define a sí misma cuando la vivo. Las películas se definirán a sí mismas cuando las haga.

La muerte es alguien que se retira de sí mismo y vuelve a nosotros. No hay más muertos que los llevados por los vivos.

Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que hay algo que perder. Ya se está indefenso. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón.

Cuando la edad de las pasiones ha pasado ¿qué otra cosa podemos desear si no es evadirnos de la vida con la menor cantidad posible de dolor?

La vida es una bufonada: esa disposición misteriosa de implacable lógica para un objetivo vano. Lo más que se puede esperar de ella es un cierto conocimiento de uno mismo, que llega demasiado tarde, y una cosecha de remordimientos inextinguibles.

En la vida no se trata de encontrarse uno mismo, sino de crearse uno mísmo.

El vínculo más básico que tenemos en común es que todos vivimos en este pequeño planeta. Todos respiramos el mismo aire, todos valoramos el futuro de nuestros hijos y todos somos mortales.

La humanidad es una familia unida e indivisible, y yo no puedo desligarme del alma más cruel.

La vida tan sólo es un día,
una frágil gota de rocío en su peligroso camino
desde la cima de un árbol.

No hay un final. No existe un principio. Solamente existe una infinita pasión por la vida.

Somos hormigas en la carcasa del mundo, salidas de la nada, encaminándonos afanosamente a ninguna parte.

Los demás también mueren
como tú, gota a gota,
hasta que el mar se llena.

La muerte no se reparte como si fuera un bien. Nadie anda en busca de tristezas.

Las personas no pueden ser tratadas como unidades en operaciones de aritmética política porque se comportan como el cero y el infinito y dan al traste con todas las operaciones matemáticas.

La vida es una broma; y todo apunta a ello. Eso pensé un día, pero ahora lo sé.

La vida de cada hombre es un diario en el que trata de escribir una historia pero escribe otra.

Yo nunca seré de piedra.
Gritaré cuando haga falta.
Reiré cuando haga falta.
Cantaré cuando haga falta.

El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros.

La humanidad no puede soportar mucha realidad.

Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano.

Desde su nacimiento, el hombre lleva el peso de la gravedad sobre sus hombros. Está atornillado a la Tierra. Pero solo tiene que hundirse bajo la superficie y es libre.

Temáticas relacionadas

Publicidad