Frases sobre la naturaleza

Después de todo
la muerte es sólo un síntoma
de que hubo vida.

No me preocupa la muerte,
me disolveré en la nada.

La muerte es alguien que se retira de sí mismo y vuelve a nosotros. No hay más muertos que los llevados por los vivos.

La vida es un juego; participa en él. La vida es demasiado preciosa; no la destruyas.

Y la vida es uno mismo, y uno mismo son los otros.

Deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar.

El hombre depende en gran medida de la idea que se hace de sí mismo.

Los hombres se dividen en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen.

No le temas tanto a la muerte, sino más bien a la vida inadecuada.

Lo malo no está en que la vida promete cosas que nunca nos dará; lo malo es que siempre las da y deja de darlas.

El gran libro siempre abierto y que hay que hacer el esfuerzo de leer es el de la Naturaleza.

La naturaleza, buscando una fórmula para satisfacer a todo el mundo, escogió finalmente la muerte, la cual, como era de esperar, no ha satisfecho a nadie.

La vida es un largo dolor que rara vez duerme y nunca se cura.

No hay vidas pequeñas; cuando la miramos de cerca, toda vida es grande.

El hombre es una especie que falló como especie, un ser dedicado a destruir el medio en que vive.

Hacer lo útil, decir lo justo y contemplar lo bello es bastante para una vida de hombre.

Alguien me habló todos los días de mi vida
al oído, despacio, lentamente.
Me dijo: ¡vive, vive, vive!
Era la muerte.

Defender a la naturaleza es defender a los hombres.

La Naturaleza nos es hostil porque no la conocemos: sus crueldades representan la venganza contra nuestra indiferencia.

La vida no es siempre una cuestión de tener buenas cartas, sino, a veces, de jugar bien una mala mano.

¿La vida? ¡Bah! No tiene ningún valor. Dentro de lo barato, es de lo más barato.

Todo el problema de la vida es éste: cómo romper la propia soledad, cómo comunicarse con otros.

La vida es lenta y el hombre no sabe apenas jugarla.

El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros.

Temáticas relacionadas

Publicidad