Frases sobre La Política

La democracia es la transposición de lo cuantitativo a lo cualitativo: que lo que quieren los más se convierta en lo mejor.

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas.

El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de bienes. La virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de miseria.

Los dictadores pueden reformar las leyes; pero no las costumbres.

Si no logras desarrollar toda tu inteligencia, siempre te queda la opción de hacerte político.

Necesitamos, en el sentido de la propia responsabilidad y de la responsabilidad común, más democracia, no menos.

En política, querido mío, y vos lo sabéis tan bien como yo, no hay hombres, sino ideas; no sentimientos, sino intereses; en política no se mata a un hombre, sino se allana un obstáculo.

La ambición de poder es una mala hierba que sólo crece en el solar abandonado de una mente vacía.

La política no es una mala profesión. Si tienes éxito tienes muchas recompensas, si caes en desgracia siempre puedes escribir un libro.

En política, si quieres que se diga algo, pídeselo a un hombre. Si quieres que se haga algo, pídeselo a una mujer.

El mundo debería ser un lugar seguro por la democracia.

No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura.

La ventaja de la democracia sobre las demás formas de gobierno es que no hay en la democracia una casta interesada en sofocar el pensamiento para que no se la discuta.

Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.

¿Saben cuál es la verdadera base del poder político? No las armas ni las tropas, sino la habilidad de hacer que los demás hagan lo que uno desea que hagan.

La democracia es una creencia patética en la sabiduría colectiva de la ignorancia individual.

Sólo soy, sólo sigo siendo una sola cosa: un payaso. Eso me pone en un plano más alto que cualquier político.

La democracia tiene que nacer de nuevo cada generación, y la educación es su comadrona.

No hay más soberano legítimo que la nación; no puede haber más legislador legítimo que el pueblo.

Temáticas relacionadas

Publicidad