Frases sobre La Política

La democracia es la transposición de lo cuantitativo a lo cualitativo: que lo que quieren los más se convierta en lo mejor.

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas.

El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de bienes. La virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de miseria.

La dictadura, devoción fetichista por un hombre, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no puede expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo.

Los dictadores pueden reformar las leyes; pero no las costumbres.

Si no logras desarrollar toda tu inteligencia, siempre te queda la opción de hacerte político.

Sólo hay una regla para todos los políticos del mundo: no digas en el poder lo que decías en la oposición.

Necesitamos, en el sentido de la propia responsabilidad y de la responsabilidad común, más democracia, no menos.

En política, querido mío, y vos lo sabéis tan bien como yo, no hay hombres, sino ideas; no sentimientos, sino intereses; en política no se mata a un hombre, sino se allana un obstáculo.

La ambición de poder es una mala hierba que sólo crece en el solar abandonado de una mente vacía.

La política no es una mala profesión. Si tienes éxito tienes muchas recompensas, si caes en desgracia siempre puedes escribir un libro.

La política es el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres.

El mundo debería ser un lugar seguro por la democracia.

No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura.

La ventaja de la democracia sobre las demás formas de gobierno es que no hay en la democracia una casta interesada en sofocar el pensamiento para que no se la discuta.

La Historia nos enseña dos cosas: que jamás los poderosos coincidieron con los mejores, y que jamás la política fue tejida por los políticos.

Un político divide a las personas en dos grupos: en primer lugar, instrumentos; en segundo, enemigos.

El egoísmo que genera el sistema hace que los gobernantes antepongan su éxito personal a su responsabilidad social.

Sólo soy, sólo sigo siendo una sola cosa: un payaso. Eso me pone en un plano más alto que cualquier político.

No hay más soberano legítimo que la nación; no puede haber más legislador legítimo que el pueblo.

Temáticas relacionadas

Publicidad