Frases sobre la religión

A veces pienso que Dios creando al hombre sobreestimó un poco su habilidad.

Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti.

Al que todo lo pierde, le queda Dios todavía.

¡La Iglesia de hoy no necesita "cristianos a tiempo parcial", sino cristianos de una pieza!

La vocación del cristiano es la santidad, en todo momento de la vida. En la primavera de la juventud, en la plenitud del verano de la edad madura, y después también en el otoño y en el invierno de la vejez, y por último, en la hora de la muerte.

La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.

La divinidad está en ti, no en conceptos o en libros.

Entiendo por religión, no ya un conjunto de ritos y costumbres, sino lo que está en el origen de todas las religiones, poniéndonos cara a cara con el Creador.

El Cristianismo podría ser bueno, si alguien intentara practicarlo.

Dios existe; pero no tiene ninguna prisa en hacerlo saber.

¿Quién es, pues, el creador y padre de este Universo? Difícil es encontrarlo; y cuando se ha encontrado, imposible hacer que la multitud lo conozca.

Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen.

Dios aprieta, pero no ahoga.

Nosotros debemos nuestra vida a dios, por eso si se la pagamos hoy, no se la deberemos mañana.

El hombre dice de Dios aquello que cree de sí mismo.

Dios me perdonará: es su oficio.

Dios es sofisticado, pero no malévolo.

Dios no habla, pero todo habla de Dios.

Dios es la evidencia invisible.

Cuando el hombre se aparta de Dios, no es Dios quien le persigue, sino los ídolos.

Temo a Dios, y después de Dios temo principalmente al que no le teme.

Dios es un pobre diablo, con un problema demasiado complicado para sus fuerzas. Lucha con la materia como un artista con su obra. Algunas veces, en algún momento logra ser Goya, pero generalmente es un desastre.

La religión sirve para ayudarnos y consolarnos ante unos problemas que no tendríamos si no existiese la religión.

Cuando siento una necesidad de religión, salgo de noche para pintar las estrellas.

Temáticas relacionadas

Publicidad