Frases sobre Los Sentimientos

El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene.

Cuando el hombre es celoso, molesta; cuando no lo es, irrita.

La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas la preguntas.

Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna…

El amor nunca tiene razones, y la falta del amor tampoco. Todo son milagros.

No esperes que tu amigo venga a descubrirte su necesidad; ayúdale antes.

La confianza ha de darnos la paz. No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan.

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.

La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.

El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

La esperanza es el sueño del hombre despierto.

El signo más evidente de que se ha encontrado la verdad es la paz interior.

Si no te quieren como tú quieres que te quieran, ¿de qué te sirve que te quieran?

En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

Una de las alegrías de la amistad es saber en quien confiar.

Los amigos se convierten con frecuencia en ladrones de nuestro tiempo.

Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia.

La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos los hagan grandes.

No perdáis vuestro tiempo ni en llorar el pasado ni en llorar el porvenir. Vivid vuestras horas, vuestros minutos. Las alegrías son como flores que la lluvia mancha y el viento deshoja.

Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal.

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

Es una locura amar, a menos de que se ame con locura.

Señor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias.

El amor es como el fuego; suelen ver antes el humo los que están fuera, que las llamas los que están dentro.

Temáticas relacionadas

Publicidad