Frases sobre Los Sentimientos

No hay que morir por el otro, sino vivir para disfrutar juntos.

Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar.

La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.

Hay que juzgar los sentimientos por los actos, más que por las palabras.

Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.

El amor es como el agua, si algo no lo agita, se echa a perder.

¡Oh amor poderoso¡ Que a veces hace de una bestia un hombre, y otras, de un hombre una bestia.

Si juzgamos el amor por la mayor parte de sus efectos, se parece más al odio que a la amistad.

Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera.

Un amigo en la vida es mucho. Dos son demasiado. Tres son imposibles.

No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay.

En el amor no basta atacar, hay que tomar la plaza.

El sufrimiento depende no tanto de lo que se padece cuanto de nuestra imaginación, que aumenta nuestros males.

La soledad es muy hermosa... cuando se tiene alguien a quien decírselo.

La medida del amor es amar sin medida.

Es mejor viajar lleno de esperanza que llegar.

Para Adán, el paraíso era donde estaba Eva.

La desesperanza está fundada en lo que sabemos, que es nada, y la esperanza sobre lo que ignoramos, que es todo.

Todo en amor es triste,
mas, triste y todo,
es lo mejor que existe.

Para la cólera y el para el amor, todo lo que se aplaza se pierde.

Las lágrimas más amargas que se derramarán sobre nuestra tumba serán las de las palabras no dichas y las de las obras inacabadas.

El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.

Temáticas relacionadas

Publicidad