Frases sobre los sentimientos

Al amor no se le dictan leyes.

El hombre sano no tortura a otros, por lo general es el torturado el que se convierte en torturador.

La ira es como el fuego; no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde.

El amor es como las cajas de cerillas, que desde el primer momento sabemos que se nos tiene que acabar, y se nos acaba cuando menos lo esperamos.

Los celos son los hermanos del amor, como el diablo es hermano de los ángeles.

Podría hacerse a mucha gente feliz con toda la felicidad que se pierde en este mundo.

La fe es el antiséptico del alma.

Cada vez que un hombre defiende un ideal, actúa para mejorar la suerte de otros, o lucha contra una injusticia, transmite una onda diminuta de esperanza.

La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria.

En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos.

El orgullo es el complemento de la ignorancia.

Vivir sin amigos: morir sin testigos.

El papel natural del hombre del siglo XX es la ansiedad.

El único cemento sólido para unir a los hombres es el amor.

La condición que la amistad perfecta exige consiste en poder pasarse sin ella.

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.

Seamos agradecidos con las personas que nos hacen felices, ellos son los encantadores jardineros que hacen florecer nuestra alma.

Quiero ser capaz de estar sola, encontrarlo nutritivo, no una simple espera.

Es imposible ir por la vida sin confiar en nadie; es como estar preso en la peor de las celdas: uno mismo.

Aunque los amantes se pierdan el amor no se perderá.

Nunca se disculpe por mostrar sentimientos. Al hacerlo se disculpa por la verdad.

Bienaventurado el hombre que no espera nada, porque nunca será decepcionado.

El amor no se domina; se cultiva.

Si dejáramos de mostrarnos autosuficientes y nos atreviéramos a reconocer la gran necesidad del otro que tenemos para seguir viviendo, como muertos de sed que somos en verdad, ¡cuánto mal podría ser evitado!

Temáticas relacionadas

Publicidad