Frases sobre los sentimientos

A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos.

En cuanto el hombre abandona la envidia empieza a prepararse para entrar en el camino de la dicha.

Con frecuencia nos avergonzaríamos de nuestras más hermosas acciones, si el mundo supiera todos los motivos que las producen.

Piedad por el culpable es traición al inocente.

El ser humano no puede rehacerse a sí mismo sin sufrimiento, porque es a la vez el mármol y el escultor.

Temáticas relacionadas

Publicidad