Frases sobre los sentimientos

En cuanto nace la virtud, nace contra ella la envidia, y antes perderá el cuerpo su sombra que la virtud su envidia.

Corazón mío, no hables
Puedes jugar con fuego, pero te quemarás.

A los verdugos se les reconoce siempre. Tienen cara de miedo.

No hay pecado tan grande, ni vicio tan apoderado que con el arrepentimiento no se borre o quite del todo.

No hables de afecto perdido, el afecto nunca es en vano.

El corazón alegre hace tanto bien como el mejor medicamento.

Casi todas las personas son tan felices como deciden serlo.

El hombre a quien el dolor no educó siempre será un niño.

Por la armonía los estados pequeños se hacen grandes, mientras que la discordia destruye los más poderosos imperios.

Eso era todo lo que un hombre necesitaba: esperanza. Era la falta de esperanza lo que hundía a un hombre.

Nada es más difícil que aceptar uno mismo.

Los cinco enemigos de la paz que viven entre nosotros son: miedo, avaricia, envidia, odio y orgullo. Elimínelos y tendrá paz permanente.

Las raíces bajo la tierra no piden recompensa por hacer que las ramas den frutos.

El peor sufrimiento está en la soledad que lo acompaña.

Nuestros peores enemigos aquí no son los ignorantes y los sencillos, aunque crueles; nuestros peores enemigos son los inteligentes y los corruptos.

¡Ah, la felicidad depende de cosas tan pequeñas...!

Hasta el día en que Dios se digne descifrar el porvenir al hombre, toda la sabiduría humana estará resumida en dos palabras: ¡Confiar y esperar!

Temáticas relacionadas

Publicidad