Frases sobre el ser humano

Beber sin sed y amar en todo tiempo es lo único que diferencia al hombre del animal.

Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.

El hombre es el único ser sensible que se destruye a sí mismo en estado de libertad.

O calla o algo di que mejor que callar sea.

Lo que distingue al hombre inteligente de los animales es el modo de comer.

Dime lo que comes y te diré quién eres.

Su divisa era ésta: todo lo que merece ser hecho, merece también ser bien hecho.

La lengua no es la envoltura del pensamiento sino el pensamiento mismo.

Si todo pudiera explicarse mediante la palabra, tarde o temprano acabaríamos con el mundo.

El lenguaje de hoy no es peor que el de ayer. Es más práctico. Como el mundo en que vivimos.

Hay que comer para vivir, no vivir para comer.

El hombre es el único animal que ríe y llora, porque es el único que percibe la diferencia entre lo que las cosas son y lo que deben ser.

El hombre depende en gran medida de la idea que se hace de sí mismo.

Los hombres se dividen en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen.

Si no te gusta lo que haces, no lo hagas.

Para hacer las cosas bien es necesario: primero, el amor; segundo, la técnica.

No hagas lo que sinceramente no quieres hacer. Nunca confundas movimiento con acción.

La abundancia de palabras inútiles es un síntoma cierto de inferioridad mental.

Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien.

Las palabras pueden ser como los rayos X si se emplean adecuadamente: pasan a través de todo. Las lees y te traspasan. Ésta es una de las cosas que intento enseñar a mis alumnos: a escribir de manera penetrante.

El arte de la conversación es el arte de escuchar y de ser escuchado.

Lo que no se nombra no existe.

Nada es tan indecente que no se pueda decir a otra persona si se usan las palabras adecuadas para transmitirlo.

Podemos perdonar fácilmente a un niño que le tiene miedo a la oscuridad, la verdadera tragedia de la vida es cuando un adulto le tiene miedo a la luz.

Temáticas relacionadas

Publicidad