Frases sobre El Ser humano

El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer.

Beber sin sed y amar en todo tiempo es lo único que diferencia al hombre del animal.

Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.

El hombre es el único ser sensible que se destruye a sí mismo en estado de libertad.

O calla o algo di que mejor que callar sea.

Su divisa era ésta: todo lo que merece ser hecho, merece también ser bien hecho.

La lengua no es la envoltura del pensamiento sino el pensamiento mismo.

Si todo pudiera explicarse mediante la palabra, tarde o temprano acabaríamos con el mundo.

El lenguaje de hoy no es peor que el de ayer. Es más práctico. Como el mundo en que vivimos.

El gran peligro de la globalización es que nos empuja a una megalengua común.

El hombre es el único animal que ríe y llora, porque es el único que percibe la diferencia entre lo que las cosas son y lo que deben ser.

El hombre depende en gran medida de la idea que se hace de sí mismo.

Si no te gusta lo que haces, no lo hagas.

Para hacer las cosas bien es necesario: primero, el amor; segundo, la técnica.

No hagas lo que sinceramente no quieres hacer. Nunca confundas movimiento con acción.

No des a nadie lo que te pida, sino lo que entiendas que necesita; y soporta luego la ingratitud.

Al final, sólo se tiene lo que se ha dado.

Lo que pensamos, lo que sabemos, lo que creemos, a fin de cuentas, es de poca importancia. Lo único realmente trascendente es lo que hacemos.

Tenía que pasar mucho tiempo hasta que yo me diera cuenta de que lo que me daban los niños valía más que todo lo que ellos recibían de mí.

La abundancia de palabras inútiles es un síntoma cierto de inferioridad mental.

Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien.

Las palabras pueden ser como los rayos X si se emplean adecuadamente: pasan a través de todo. Las lees y te traspasan. Ésta es una de las cosas que intento enseñar a mis alumnos: a escribir de manera penetrante.

El débil no puede perdonar. El perdón es un atributo de los fuertes.

Lo que no se nombra no existe.

Temáticas relacionadas

Publicidad