Frases sobre el ser humano

Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada lo es de estúpidos.

Una creencia no es simplemente una idea que la mente posee, es una idea que posee a la mente.

La suerte de las naciones depende de su manera de alimentarse.

Para dialogar,
preguntad primero;
después..., escuchad.

El que elige mal para sí, elige mal para el prójimo.

No somos elegidos por Dios, sino por el electorado, por lo tanto, buscamos el diálogo con todos aquellos que ponen esfuerzo en esta democracia.

Un hombre está dispuesto a creer aquello que le gustaría que fuera cierto.

Hay palabras que se retraen, que se niegan, porque tienen demasiado significado para nuestros oídos cansados de palabras.

No perdonamos jamás más que a aquellos que tenemos interés en perdonar.

Una grandísima parte de los males que afligen al mundo derivan de las palabras.

Cada elección tiene su anverso, es decir, una renuncia, por lo que no hay diferencia entre el acto de elegir y el acto de renunciar.

¡Oh, palabras, cuántos crímenes se cometen en vuestro nombre!

Yo no tenía una creencia específica, excepto que nuestra causa era justa, era muy fuerte y que estaba ganando cada vez más y más apoyo.

Las palabras son la más potente droga utilizada por la humanidad.

La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usar las palabras.

Un bebé representa la opinión de Dios de que el mundo debe continuar.

La palabra es lo más bello que se ha creado, es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos. La palabra es lo que nos salva.

Quien sea incapaz de hablar claro debe callar hasta poder hacerlo.

Me dan miedo esas grandes palabras que nos hacen tan infelices.

Las personas no pueden ser tratadas como unidades en operaciones de aritmética política porque se comportan como el cero y el infinito y dan al traste con todas las operaciones matemáticas.

Me marché con el puño cerrado... Vuelvo con la mano abierta.

Quien perdona fácilmente invita a la ofensa.

No preguntes nada, y así no te dirán mentiras.

Pensaba en lo lleno que está el mundo de coincidencias, en cómo todos esperamos algo.

Temáticas relacionadas

Publicidad