Frases sobre la sociedad

La multitud por sí sola nunca llega a nada si no tiene un líder que la guíe.

La mujer, está donde le corresponde. Millones de años de evolución no se han equivocado, pues la naturaleza tiene la capacidad de corregir sus propios defectos.

Todos los educadores son absolutamente dogmáticos y autoritarios. No puede existir la educación libre, porque si dejáis a un niño libre no le educaréis.

Al perro que tiene dinero se le llama señor perro.

La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.

No existe la libertad, sino la búsqueda de la libertad, y esa búsqueda es la que nos hace libres.

Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo.

Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará

Tenemos bastante religión para odiarnos unos a otros, pero no la bastante para amarnos.

Donde mora la libertad, allí está mi patria.

No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla.

La mujer llora antes del matrimonio, el hombre después.

Donde hay educación no hay distinción de clases.

Casarse está bien. No casarse está mejor.

El progreso y el desarrollo son imposibles si uno sigue haciendo las cosas tal como siempre las ha hecho.

El único propósito del castigo es la prevención del mal; nunca impulsará a nadie al bien.

En materia de gobierno todo cambio es sospechoso, aunque sea para mejorar.

¿Cuál es el primer deber del hombre? La respuesta es muy breve: ser uno mismo.

Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto que son tantos los que aspiran a hacerlo.

La sociedad está bien ordenada cuando los ciudadanos obedecen a los magistrados, y los magistrados a las leyes.

La libertad es, en la filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; en la política, el derecho.

La Navidad agita una varita mágica sobre el mundo, y por eso, todo es más suave y más hermoso.

¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!.

La civilización no suprimió la barbarie; la perfeccionó e hizo más cruel y bárbara.

Temáticas relacionadas

Publicidad