Frases sobre La Sociedad

El amor es una cosa ideal; el matrimonio, una cosa real; la confusión de lo real con lo ideal jamás queda impune.

El más importante y principal negocio público es la buena educación de la juventud.

La libertad no es otra cosa que aquello que la sociedad tiene el derecho de hacer y el estado no tiene el derecho de impedir.

Déjeme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el verdadero guerrillero está guiado por profundos sentimientos de amor.

El poder que es soportado sólo por la fuerza temblará a menudo.

Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo.

La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

¿Quién guardará a los guardianes?

A la larga, una sociedad jerárquica sólo sería posible basándose en la pobreza y en la ignorancia.

Deseo tanto que respeten mi libertad que soy incapaz de no respetar a la de los demás.

Si aún queda una cierta capacidad de fijar criterios progresistas en la educación, que se aplique a introducir la enseñanza obligatoria de la descodificación mediática.

No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en la que trata a sus niños.

Pienso que la Navidad es una fiesta necesaria; necesitamos un aniversario durante el cual podamos lamentar todas las imperfecciones de nuestras relaciones humanas. Es la fiesta del fracaso, triste pero consoladora.

Y entonces, habiendo sido privados de la cercanía de un abrazo o de una mesa compartida, nos quedarán “los medios de comunicación”.

Ningún hombre es tan bueno, que, al ser expuesto a las acciones de la ley, no sería condenado a la horca por lo menos diez veces.

Es más fácil legalizar ciertas cosas que legitimarlas.

Ser independiente de la opinión pública es la primera condición formal para lograr algo grande.

Llamar a la mujer el sexo débil es una calumnia, es la injusticia del hombre hacia la mujer. Si por fuerza se entiende la fuerza bruta, entonces, en verdad, la mujer es menos brutal que el hombre. Si por fuerza se entiende el poder moral, entonces la mujer es inmensamente superior.

El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razón.

Casi todos los hombres son esclavos, por la razón que los espartanos daban de la servidumbre de los persas, por no saber pronunciar la sílaba ‘no’.

La clave de la educación no es enseñar, es despertar.

Una família sin una oveja negra no es una familia típica.

La costumbre es una segunda naturaleza que destruye la primera.

Los pueblos alzados en armas jamás alcanzarán la prosperidad.

Temáticas relacionadas

Publicidad