Frases sobre la sociedad

En el matrimonio es preciso contar con cualidades que resistan, que duren, y las grandes pasiones pasan pronto; al paso que una condición apacible en todos tiempos es buena.

Para los historiadores, los príncipes y los generales son genios; para los soldados siempre son unos cobardes.

El amor gusta más que el matrimonio, porque las novelas gustan más que la historia.

Cuando un gobierno dura mucho tiempo se descompone poco a poco y sin notarlo.

Es un gran error suponer, que el imperio que se establece sobre los hombres por la fuerza, sea más agradable y permanente, que el que se funda sobre el amor.

Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.

Para la diplomacia una cuestión aplazada ya está resuelta.

Una Constitución no puede por sí misma hacer feliz a un pueblo. Una mala sí puede hacerlo infeliz.

La mujer escoge muchas veces al hombre que la ha de escoger a ella.

El poder más peligroso es el del que manda pero no gobierna.

Nadie puede darte tu libertad. Nadie puede darte tu igualdad o justicia o cualquier otra cosa. Si las quieres, cógelas.

Si no estás preparado para morir por ella, saca la palabra "libertad" de tu vocabulario.

Si aún queda una cierta capacidad de fijar criterios progresistas en la educación, que se aplique a introducir la enseñanza obligatoria de la descodificación mediática.

Rara vez los miembros de una misma familia crecen bajo el mismo techo.

La tradición es un guía, no un carcelero.

Ningún hombre es tan bueno, que, al ser expuesto a las acciones de la ley, no sería condenado a la horca por lo menos diez veces.

La familia es la patria del corazón.

La educación, para la mayoría, significa intentar que el niño se parezca al adulto típico de su sociedad. Pero para mí, significa hacer creadores, tienes que hacer inventores, innovadores, y no conformistas.

Cualquier cosa puede volver loco a un hombre porque la sociedad se asienta en bases falsas.

Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere.

Debemos ser libres no porque reclamamos la libertad sino porque la practicamos.

Todos tenemos, por nacer, los mismos derechos. Ningún gobierno puede arrebatarnoslos justamente.

El progreso es imposible sin el cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada.

Se es de donde se quiere ser, y se pertenece a quienes se desea pertenecer... Lo mismo al revés.

Temáticas relacionadas

Publicidad