Frases sobre la sociedad

Ley implacable de la naturaleza: o devorar, o ser devorado. Pueblos e individuos, o víctimas o verdugos.

La moral es la regla de las costumbres. Y las costumbres son los hábitos. La moral es, pues, la regla de los hábitos.

La historia no se repite si no es en la mente de quien no la conoce.

El miedo es mal maestro para dar lecciones de virtud.

Un síntoma de que te acercas a una crisis nerviosa es creer que tu trabajo es tremendamente importante.

Si es un deber respetar los derechos de los demás, es también un deber mantener los propios.

Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. Siempre.

En política, querido mío, y vos lo sabéis tan bien como yo, no hay hombres, sino ideas; no sentimientos, sino intereses; en política no se mata a un hombre, sino se allana un obstáculo.

No puedes separar la paz de la libertad, porque nadie puede estar en paz, a no ser que tenga su libertad.

Siempre he pensado que la escuela la hacen, en primer lugar, los profesores.

Bien, y ahora ¿quién nos liberará de nuestros liberadores?

El poder no consiste en golpear siempre o con frecuencia, sino en golpear oportunamente.

La finalidad de la educación es infundir sabiduría, la cual consiste en saber usar bien nuestros conocimientos y habilidades.

Hemos caído tan bajo que la reformulación de lo obvio es la primera obligación de un hombre inteligente.

La brevedad es el alma del discurso. Hablar en exceso sugiere la desesperación por parte del líder.

Nada hay más fecundo en maravillas que el arte de ser libre; pero nada asimismo tan duro como el aprendizaje de la libertad.

El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente.

El mejor gobierno es el que se hace innecesario.

Temáticas relacionadas

Publicidad