Frases sobre la sociedad

Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada.

El más importante y principal negocio público es la buena educación de la juventud.

Más importa dar a los hombres buenas costumbres que leyes y tribunales.

La masa busca al líder, no porque lo estime sino por interés; y el líder acepta a la masa por vanidad o por necesidad.

Somos libres: libres como las barcas perdidas en el mar.

El único que saca partido del capitalismo es el estafador, y se hace millonario en seguida.

La única cosa que respeta el poder es el poder.

El dinero que se tiene es instrumento de libertad, el que se busca lo es de servidumbre.

La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

Las instituciones pasan por tres períodos: el del servicio, el de los privilegios y el del abuso.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

La ley nunca hará más libres a los hombres; son éstos los que deberían liberar a la ley.

Cualquier cosa puede volver loco a un hombre porque la sociedad se asienta en bases falsas.

Una democracia auténtica precisa de unos medios de comunicación independientes.

La clave de la educación no es enseñar, es despertar.

Todo ser humano civilizado, por alto que sea su desarrolló consciente, sigue siendo un hombre arcaico en los niveles más profundos de su psique.

La costumbre es una segunda naturaleza que destruye la primera.

Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescindibles del ser mujer.

No se puede ir por ahí construyendo un mundo mejor para la gente. Sólo la gente puede construir un mundo mejor para la gente. Si no, es solamente una jaula.

No quiero la paz que sobrepasa todo entendimiento, quiero la comprensión que trae paz.

Los pueblos alzados en armas jamás alcanzarán la prosperidad.

Temáticas relacionadas

Publicidad