Frases sobre la vida

La vida no pertenece al hombre. Le sobrepasa porque ha sido recibida de Dios. Es sagrada. Ningún hombre puede disponer de ella a su antojo.

El misterio de la vida es la conexión entre nuestros errores y nuestros infortunios.

Quien no vive de algún modo para los demás, tampoco vive para sí mismo.

Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes, sino los más sabrosos, tampoco ambiciosa la vida más prolongada, sino la más intensa.

La vida es un constante proceso, una continua transformación en el tiempo, un nacer, morir y renacer.

Para triunfar en la lucha de la vida el hombre ha de tener o una gran inteligencia o un corazón de piedra.

La vida resulta deliciosa, horrible, encantadora, espantosa, dulce, amarga; y para nosotros lo es todo.

La vida no se nos ha dado para ser felices, sino para merecer serlo.

La vida es como una cebolla, se va deshojando capa a capa, y a veces te hace llorar.

El sabio nos advierte que la vida es tan sólo una gota de rocío en una hoja de loto.

Nuestra vida vale lo que nos ha costado en esfuerzo.

La vida, la vida que ríe y llora todos los días, es una cosa más importante que el propio dolor.

Reconsideras tu vida conforme la vas viviendo, de la misma forma que si estuvieras escalando una montaña y continuamente vieras los mismos paisajes desde distintos puntos de vista.

Nuestra finalidad en la vida no es tener éxito, sino continuar fracasando con el espíritu en alto.

La vida no regala nada a los mortales, sin un gran esfuerzo.

La vida es como montar en bicicleta. Para mantener el equilibro hay que seguir pedaleando.

Uno siempre responde con su vida entera a las preguntas más importantes.

Mirad, en la vida no hay soluciones, sino fuerzas en marcha. Es preciso crearlas, y las soluciones vienen.

Las cosas que son importantes en la vida llegan sin que una se dé cuenta; no las esperamos, dado que se han formado en la mente. Las reconocemos una vez han aparecido. Eso es todo.

A la vida le basta el espacio de una grieta para renacer.

No tenía ganas de nada. Sólo de vivir.

Incluso, en algunos casos, continuar, simplemente continuar, se vuelve sobrehumano.

La vida es un deber que estamos obligados a cumplir, ciertamente un deber pesado y complejo, por el cual a veces es necesario soportar sacrificios.

El gran arte de la vida es la sensación, sentir que existimos, incluso en el dolor.

Temáticas relacionadas

Publicidad