Frases sobre La Vida

El misterio de la vida es la conexión entre nuestros errores y nuestros infortunios.

Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes, sino los más sabrosos, tampoco ambiciosa la vida más prolongada, sino la más intensa.

La vida es un constante proceso, una continua transformación en el tiempo, un nacer, morir y renacer.

Una vida grande nace del encuentro de un gran carácter y una gran casualidad.

La vida no es en sí ni un bien ni un mal, sino el lugar del bien o del mal, según que el hombre practique lo uno o lo otro.

El sabio nos advierte que la vida es tan sólo una gota de rocío en una hoja de loto.

Nuestra vida vale lo que nos ha costado en esfuerzo.

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.

La vida, la vida que ríe y llora todos los días, es una cosa más importante que el propio dolor.

Porque en la vida no hay más realidades que éstas: un destello de sol, un aroma de rosa, el son de una voz; y aun así de vanas y efímeras son lo mejor del mundo, lo mejor del mundo para mí.

La vida es una bufonada: esa disposición misteriosa de implacable lógica para un objetivo vano. Lo más que se puede esperar de ella es un cierto conocimiento de uno mismo, que llega demasiado tarde, y una cosecha de remordimientos inextinguibles.

Vivir es hacer recuento de lo vivido.

Podemos decir que estamos realmente vivos, solamente en esos momentos en que nuestros corazones son conscientes de nuestros tesoros

La vida es como montar en bicicleta. Para mantener el equilibro hay que seguir pedaleando.

Uno siempre responde con su vida entera a las preguntas más importantes.

Mirad, en la vida no hay soluciones, sino fuerzas en marcha. Es preciso crearlas, y las soluciones vienen.

Que terriblemente triste es que las personas están hechas de tal forma que se acostumbran a algo tan extraordinario como la vida.

Pero mejor morir que vivir mecánicamente una vida que es una repetición de repeticiones.

No entres dócilmente en esa buena noche.
Enfurécete, enfurécete ante la muerte de la luz.

No es hasta que nos damos cuenta de que significamos algo para los demás que no sentimos que hay un objetivo o propósito en nuestra existencia.

La vida es una broma; y todo apunta a ello. Eso pensé un día, pero ahora lo sé.

La finalidad de la vida es vivir, y vivir significa estar consciente, gozosa, ebria, serena, divinamente consciente.

La tragedia del hombre moderno no es que sabe cada vez menos sobre el sentido de su propia vida, sino que se preocupa cada vez menos por ello.

El hecho de que la vida no tenga ningún sentido es una razón para vivir, la única, en realidad.

Temáticas relacionadas

Publicidad