Frases sobre La Vida

La vida es un montón de insignificantes e irónicas ruinas.

Yo devoro mi existencia con un apetito insaciable. Cómo terminará todo esto, lo ignoro.

No sé de qué trata mi vida ni quiero saberlo. Mi vida se define a sí misma cuando la vivo. Las películas se definirán a sí mismas cuando las haga.

Existe algunos momentos y ocasiones extrañas en este complejo y difícil asunto que llamamos vida, en que el hombre toma el universo entero por una broma pesada, aunque no pueda ver en ella gracia alguna y esté totalmente persuadido de que la broma corre a expensas suya.

La vida es un juego; participa en él. La vida es demasiado preciosa; no la destruyas.

Y la vida es uno mismo, y uno mismo son los otros.

En la vida no se trata de encontrarse uno mismo, sino de crearse uno mísmo.

La vida tan sólo es un día,
una frágil gota de rocío en su peligroso camino
desde la cima de un árbol.

No hay un final. No existe un principio. Solamente existe una infinita pasión por la vida.

Lo malo no está en que la vida promete cosas que nunca nos dará; lo malo es que siempre las da y deja de darlas.

La vida es un largo dolor que rara vez duerme y nunca se cura.

No hay vidas pequeñas; cuando la miramos de cerca, toda vida es grande.

No entres dócilmente en esa buena noche.
Enfurécete, enfurécete ante la muerte de la luz.

La vida es una broma; y todo apunta a ello. Eso pensé un día, pero ahora lo sé.

La vida de cada hombre es un diario en el que trata de escribir una historia pero escribe otra.

Yo nunca seré de piedra.
Gritaré cuando haga falta.
Reiré cuando haga falta.
Cantaré cuando haga falta.

Vivir consiste en construir futuros recuerdos.

Lo mejor de la vida se pasa diciendo "es demasiado pronto", y después es "demasiado tarde".

Tienes que morir unas cuantas veces antes de que realmente puedas vivir.

La vida no es siempre una cuestión de tener buenas cartas, sino, a veces, de jugar bien una mala mano.

Yo no vivo de lo que el mundo piensa de mí, sino de lo que yo pienso de mí mismo.

¿La vida? ¡Bah! No tiene ningún valor. Dentro de lo barato, es de lo más barato.

Cada día sin gozo no fue tuyo:
fue sólo durar en él. Cuanto vivas
sin gozarlo, no vives.

No tenía ganas de nada. Sólo de vivir.

Temáticas relacionadas

Publicidad