Proverbio húngaro

Aquel cuya sonrisa le embellece es bueno; aquel cuya sonrisa le desfigura es malo

Publicidad