Frases sobre El Maldecir

Las maldiciones no van nunca más allá de los labios que las profieren.

Publicidad