Proverbio egipcio

Antes de poner en duda el buen juicio de tu mujer, fíjate con quien se ha casado ella.

Oír es precioso para el que escucha.

Publicidad