Frases sobre El Matrimonio

El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno.

Antes de poner en duda el buen juicio de tu mujer, fíjate con quien se ha casado ella.

No es verdad que el matrimonio sea indisoluble. Se disuelve fácilmente en el aburrimiento.

El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.

Antes que te cases, mira lo que haces.

Casi siempre que un matrimonio se lleva bien, es porque uno de los esposos manda y el otro obedece.

Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará

La mujer llora antes del matrimonio, el hombre después.

Casarse está bien. No casarse está mejor.

Para un buen matrimonio hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona.

El matrimonio es una cadena tan pesada que para llevarla hace falta ser dos y, a menudo, tres.

Es cierto que no te quiero tanto como cuando éramos novios, pero es que a mi nunca me han gustado las mujeres casadas

El matrimonio es tratar de solucionar entre los dos problemas que nunca hubieran surgido al estar solo.

Un matrimonio feliz, es una larga conversación que siempre parece demasiado corta.

Cuando un hombre se casa por segunda vez, es porque adoraba a su primera mujer.

En todo matrimonio que ha durado más de una semana existen motivos para el divorcio. La clave consiste en encontrar siempre motivos para el matrimonio.

Si la mujer fuera buena, Dios tendría una.

Mi consejo es que te cases: si encuentras una buena esposa serás feliz, si no, te harás filósofo.

Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor.

Los solteros ricos deberían pagar más impuestos. No es justo que unos sean más felices que otros.

El matrimonio acaba muchas locuras cortas con una larga estupidez.

Casarse por segunda vez es el triunfo de la esperanza sobre la experiencia.

Cásate demasiado pronto y te arrepentirás demasiado tarde.

No quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia.

Temáticas relacionadas

Publicidad