Cita

A juicio de los gatos, las personas no somos más que muebles de sangre caliente.

Publicidad