Frases sobre La Naturaleza

Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.

Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

Vivir no es sólo existir,
sino existir y crear,
saber gozar y sufrir
y no dormir sin soñar.
Descansar, es empezar a morir.

La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.

La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida.

Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.

La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla.

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

¡Qué pequeñas son mis manos en relación con todo lo que la vida ha querido darme!

La vida es una serie de colisiones con el futuro; no es una suma de lo que hemos sido, sino de lo que anhelamos ser.

La vida es un negocio en el que no se obtiene una ganancia que no vaya acompañada de una pérdida.

Duerme con el pensamiento de la muerte y levántate con el pensamiento de que la vida es corta.

En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.

Así es -suspiró el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado.

Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez.

Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros; pero ya no producirá flores ni frutos.

Dormía..., dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir... y el servir era alegría.

Vivimos en una época peligrosa. El ser humano ha aprendido a dominar la naturaleza mucho antes de haber aprendido a dominarse a sí mismo.

La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.

Temáticas relacionadas

Publicidad