Cita

Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pero no rehacerse.

Publicidad