Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía.

Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla.

Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

Cuando crezcas, descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te culparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan.

En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias.

Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela.

Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas.

El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene.

Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor.

Todos los cambios, aun los más ansiados, llevan consigo cierta melancolía.

Los grandes espíritus siempre han encontrado una violenta oposición de parte de mentes mediocres.

Tratar de olvidar a alguien es querer recordarlo para siempre.

Así debéis hacer vosotros: manteneos locos, pero comportaos como personas normales. Corred el riesgo de ser diferentes, pero aprended a hacerlo sin llamar la atención.

Cuando la lucha de un hombre comienza dentro de sí, ese hombre vale algo.

La tontería es infinitamente más fascinante que la inteligencia. La inteligencia tiene sus limites, la tontería no.

Si algo he aprendido en la vida es a no perder el tiempo intentando cambiar el modo de ser del prójimo.

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo.

He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

Enfrentarse, siempre enfrentarse, es el modo de resolver el problema. ¡Enfrentarse a él!.

El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.

Cuando no se puede lograr lo que se quiere, mejor cambiar de actitud.

Temáticas relacionadas

Publicidad