Cita

Dios lo que más odia después del pecado es la tristeza, porque nos predispone al pecado.

Publicidad