Cita

El desconocimiento propio genera soberbia; pero el desconocimiento de Dios genera desesperación.

Publicidad