Cita

El primer castigo del culpable es que su conciencia lo juzga y no lo absuelve nunca.

Publicidad