Cita

Nadie admira la celeridad, como no sea el negligente.

Publicidad