Cita

Ningún poder humano puede jamás violentar el sagrario impenetrable de la libertad del corazón.

Publicidad