Cita

Uno no se enamoró nunca, y ése fue su infierno. Otro, sí, y ésa fue su condena.

Publicidad