Cita

Dios no es un ser indiferente o lejano, por lo que no estamos abandonados a nosotros mismos.

Publicidad