Cita

Una vez llegada la desgracia, de nada sirve quejarse.

Publicidad