Cita

Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.

Publicidad