Cita

En el verdadero amor no manda nadie; obedecen los dos.

Publicidad