Frases sobre La Televisión

La televisión será la base de la opinión pública. Ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada.

Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.

La dependencia de las personas de la televisión es el hecho más destructivo de la civilización actual.

Los matrimonios jóvenes no se imaginan lo que deben a la televisión. Antiguamente había que conversar con el cónyuge.

Cuando la televisión es buena, nada es mejor. Cuando es mala, nada es peor.

La pequeña pantalla es la barraca de feria donde el pueblo viene a ver las maravillas del mundo.

La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza, sino que además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán.

La televisión puede darnos muchas cosas, salvo tiempo para pensar.

Modestamente, la televisión no es culpable de nada. Es un espejo en el que nos miramos todos, y al mirarnos nos reflejamos.

La televisión destruye sistemáticamente la diferencia entre lo normal y lo anormal, porque en sus parámetros lo normal carece en sí de interés suficiente y siempre habrá entonces que enfrentarlo a una alternativa. Su criterio no es la difusión de los valores y los principios sino el provocar el mayor impacto.

La televisión es el primer sistema verdaderamente democrático, el primero accesible para todo el mundo y completamente gobernado por lo que quiere la gente. Lo terrible es, precisamente, lo que quiere la gente.

La televisión ha acabado con el cine, el teatro, las tertulias y la lectura. Ahora tantos canales terminan con la unidad familiar.

Donde funciona un televisor, seguro que hay alguien que no está leyendo.

Hoy no salir en televisión es un signo de elegancia.

La televisión es el único somnífero que se toma por los ojos.

La televisión nos proporciona temas sobre los que pensar, pero no nos deja tiempo para hacerlo.

La televisión se nos aparece como algo semejante a la energía nuclear. Ambas sólo pueden canalizarse a base de claras decisiones culturales y morales.

La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural.

La televisión es una hija del cine que le ha salido disipada y de malas costumbres.

La televisión es un invento que permite que seas entretenido en tu salón por gente que nunca tendrías en casa.

Muy pronto la televisión, para ejercer su influencia soberana, recorrerá en todos los sentidos toda la maquinaria y todo el bullicio de las relaciones humanas.

Yo creo que llevo unos veinte años odiando y amando la televisión. Las épocas de nuestra vida se pueden fijar en el recuerdo en función de la programación.

La televisión es la violación de las multitudes.

Hay algo absolutamente tranquilizador sobre la televisión: lo peor está siempre por venir.

Publicidad