Anthelme Brillat-Savarín

(1755-1826) Gastrónomo y escritor francés.

Frases célebres

La cualidad indispensable para un buen cocinero es la puntualidad, pero es también la de los invitados.

El que recibe a sus amigos y no presta ningún cuidado personal a la comida que ha sido preparada, no merece tener amigos.

Se aprende a ser cocinero, pero se nace catador.

Un postre sin queso es como una doncella hermosa, pero tuerta.

En la mesa nadie se aburre durante la primera hora.

Convidar es asumir la responsabilidad del bienestar del convidado durante el tiempo que está bajo nuestro techo.

Aquellos que padecen una indigestión o una borrachera no saben lo que es comer ni lo que es beber.

La suerte de las naciones depende de su manera de alimentarse.

Lo que distingue al hombre inteligente de los animales es el modo de comer.

Dime lo que comes y te diré quién eres.

Publicidad