Cita

Después de la propia sangre, lo mejor que el hombre puede dar de sí mismo es una lágrima.

Publicidad