Frases sobre El Lágrimas

Muy frecuentemente las lágrimas son la última sonrisa del amor.

No sé yo que haya en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas.

Las lágrimas son la sangre del alma.

A veces no nos dan a escoger entre las lágrimas y la risa, sino sólo entre las lágrimas, y entonces hay que saberse decidir por las más hermosas.

Porque ninguna lágrima rescata nunca el mundo que se pierde ni el sueño que se desvanece.

Dos especies de lágrimas tienen los ojos de la mujer: de verdadero dolor y de despecho.

Cada lágrima enseña a los mortales una verdad.

Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar.

Desprecia al hombre orgulloso que se avergüence de verter lágrimas.

Si lloras de alegría, no seques tus lágrimas: las robas al dolor.

El ojo ve bien a Dios solamente a través de las lágrimas.

Después de la propia sangre, lo mejor que el hombre puede dar de sí mismo es una lágrima.

Las lágrimas son inútiles, a menos que esté el marido presente para verlas derramar.

Toda lágrima enseña a los mortales una verdad.

Más lágrimas se derraman por las plegarias respondidas que por las no respondidas.

Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar.

Las lágrimas que no se lloran, ¿esperan en pequeños lagos? ¿o serán ríos invisibles que corren hacia la tristeza?

No os diré: no lloréis; porque no todas las lágrimas son amargas.

Publicidad